CUANDO LEO SE VUELVE LOCO

Cuando a Leo se le cruza el cable y se enfada, va mucho más allá de la ira y se llena de una rabia algo peculiar. No se puede esperar una actitud calmada de un león… En esos momentos su rugido es mucho más fuerte que cualquier otro signo del Zodiaco. Leo de buenas es muy bueno, muy cariñoso y muy atento. Pero de malas… De malas es mejor no encontrárselo.

Es cierto que es una persona con mucho aguante, que es capaz de intentar solucionar todo por las buenas, pero cuando eso no sucede o cuando está teniendo un día malo, lo único que puede hacer es explotar. Explotar sin darse cuenta quién está a su alrededor, explotar sin prestar atención a todo lo que se lleva por delante. Leo es una persona con mucho corazón, pero también tiene un genio y un carácter que ni él/ella mismo/a lo comprende.

En esos momentos, cuando está enfurecido, es algo grosero, lo que puede llegar a sorprender a cualquiera que jamás haya conocido esta faceta de Leo.

A menudo recurre a lenguaje ofensivo y lo paga con personas que no lo merecen. Pero es que Leo no puede controlar sus impulsos y explota en el momento menos adecuado y con la gente que no se merece.

Eso sí, al igual que explota también sabe cómo pedir perdón y cómo reconocer que está equivocado. Leo es muy orgulloso, pero sabe cuándo tragarse ese orgullo. Su orgullo y su ego jamás le permitirán quedar mal con una persona y hacer que su estatus baje más de la cuenta. Leo tiene una imagen de la que cuidar y no dejará que sus rabietas le hagan perder su buena imagen. Leo puede tener sus días y sus momentos de rabia máxima, pero sabe bien cómo arreglar estas situaciones.

2018-08-16T16:09:14+00:00