No todos somos iguales en el amor. Hay quien se encariña muy rápidamente y, al momento, pueden “querer” a alguien con todo su corazón. Pero, también hay aquellas personas que son superdistantes, a las que les cuesta enamorarse. Todos, todos nos enamoramos y todos somos capaces de amar a alguien. Sin embargo, no todas las personas son para nosotros. No todos los momentos son los adecuados y no todos nos encontramos siempre en un buen momento de nuestras vidas. Por este motivo es por lo que se dice que el amor es complicado. Y, ¿qué es lo que nos ha pasado, a todos, en más de una ocasión? Pues que entregamos nuestro corazón a la persona equivoca y acabamos hechos jirones. ¿A qué os suena esta situación? Pues claro. Sin embargo, todos nos lo cogemos de un modo diferente, no a todos nos afecta por igual ni tardamos lo mismo en recuperarnos. Vamos a hablarte sobre lo que sucede cuando los signos entregan su corazón a la persona equivocada:

Aries 

Cuando Aries entrega su corazón a quien no le corresponde acaba bastante hecho trizas. Sin embargo, no lo reconocerá. Demasiado orgulloso para aceptar que le han destrozado. Por el contrario, lo que podemos esperar de este signo es que de rienda a suelta a sus impulsos y entre en acción su sentido de la aventura. Esto puede llevarle a meterse en situaciones problemáticas. Entrar en un espiral de autodestrucción. Así que, si tenéis un Aries despechado cerca, cuidad mucho de las situaciones en las que se mete. O, Aries, si estás leyendo esto: cuidado donde te metes. Esta persona no valía la pena si te dejó escapar. No te destroces por ella. 

Tauro

Cuando Tauro entrega su corazón, lo hace para toda la vida. Con todo el compromiso del mundo, con toda la seriedad y, como no, con todas las expectativas y la fe de que todo irá bien. Pero no, no todo va bien ni sale como lo ha previsto. Esto le lleva a sufrir y a la obsesión. Un Tauro se obsesionará con recuperar a esta persona sin darse cuenta de que no era tanto. Así, Tauro o amigos de Tauro, cuando este se encuentre en esta situación, dadle nuevas experiencias para vivir. Tauro ama la vida, ama los pequeños placeres y los buenos momentos. Haced que viva y se recuperará más rápido. 

Géminis

Géminis puede pasar de estar bien y no importarle nada a caer en la más profunda de las depresiones. No es que se vaya a obsesionar con recuperar a esta persona, pero sí puede perder una gran parte de su fuerza vital, podemos verlo apagado, serio, poco hablador… Sí, poco hablador. Y, cuando veáis esto, es que Géminis está muy tocado. ¿Cómo ayudarle? ¿Cómo ayudarte? Lee, habla con los colegas, sal de fiesta… No te quedes en casa y disfruta de la vida. Y, ¿por qué no? Date un capricho. Un clavo, a veces, sí saca otro clavo… Ya sabes a lo que nos referimos. Pero, ojo, no te vuelvas a enamorar a la primera. 

Cáncer

Cáncer es, por excelencia, el que mejor sabe montar dramas. Y lo hace sin darse cuenta. Con él, todo grano de arena puede pasar a convertirse en una montaña en 0,00001. Y lo pasa mal. Fatal. Se le acaba el mundo. Todo se vuelve gris, nada merece la pena. ¿En serio, Cáncer? ¡Venga ya! Haz caso de los amigos, sale de casa. No te comas tanto la olla. La vida siempre te va a sorprender. ¿Sabes cuál es la actitud que debes tener en estos momentos? La de pensar que lo que se va es por algo. Si esta persona se va, la vida te compensará con alguien mucho, muchísimo, mejor. No dudes del poder de la vida. Ten fe y, de mientras, vive. 

Leo

Uf, cuando le parten el corazón a un Leo vamos a ver un despliegue de fuerza no visto nunca. Son reyes: fuerza, valor, coraje. Sin embargo, esto no quiere decir que no necesiten ayuda a la hora de superar un desamor. Nunca lo reconocerán. Pero, tener a los amigos y la familia cerca es lo que hará que vuelvan a ser ellos en todo su esplendor. ¿Qué hacer con ellos mientras se recomponen? Hacedles saber lo importantes que son para vosotros. Lo muy bien que hacen las cosas, lo bien que saben salir de lo que les es perjudicial. Pronto, tendréis un Leo reinventado con toda su fuerza recargada. 

Virgo

¡Madre mía! Cuando Virgo da su corazón a la persona equivocada, podéis estar seguro de que se le va a caer el mundo. Lo peor es que Virgo se autodestruye siendo hipercrítico con él mismo. Todo lo que le pasa por la mente son los famosos “Y si…”. Tenéis que acabar con ello. Virgo, si nos lees, tienes que acabar con esto. Las acciones de los demás no son tu responsabilidad. Cuando entiendas que, lo que te han hecho tiene más que ver con su forma de ser, su falta de madurez, vas a entenderlo todo. Deja de pensar en lo que hubiera podido ser, en lo que hubieras podido hacer mejor. Hiciste lo que tocaba en el momento adecuado. Sabes que pusiste todo de tu parte, ¿no? Pues a seguir adelante. Sabemos que te costará, pero recuperando tus rutinas, estando con los amigos y la familia, resurgirás de las cenizas mucho, muchísimo, más fuerte. 

Libra

Un Libra con el corazón roto es como un alma sin rumbo. Van a perder sus rutinas, su equilibrio y se van a empezar a comer la olla convirtiéndose en personas, si cabe, aún más inseguras. La razón es que Libra ama coquetear, pero no sabe ver hasta qué punto los demás juegan o quieren algo serio. Y esto los lleva a enamorarse de quien no toca. Libra, amigos de Libra, apoyo. Libra va a necesitar mucho apoyo. Necesita que le digan, pese a saberlo, que no fue culpa suya, que no fue decisión suya y que puso todo, todo, de su parte. Libra necesita más amor del que ha perdido. 

Escorpio 

Venganza. Y punto. Escorpio empieza pronto a tramar su venganza y le da igual, exactamente igual, cuánto deba esperar. Sabe que su tiempo llegará y que tendrá oportunidad de hacer sufrir a esta persona lo mismo que ha sufrido él. Y, aunque esto le dé satisfacción en un momento dado, lo cierto es que le destruye a él, poco a poco. Le consume. Y ya por no decir que, al igual, no vuelve a saber de esta persona. La vida no siempre le dará la oportunidad de vengarse. Por ello, se puede consumir por nada. Escorpio, colega, no le des importancia. Quítale poder a esta persona. Enfoca esta energía en algo que te haga feliz, en objetivos, retos. Mucho más productivo y menos destructivo. Muestra tu frialdad a través de la indiferencia.  

Sagitario

Sagi sufre mucho, mucho más de lo que podemos llegar a pensar. Por ello, cuando le rompen el corazón es fácil verlo con mucha falta de energía, empático y hasta puede llegar a ser borde, algo muy poco común en ellos. Pierden el fluir con la vida, pierden esta chispa que les caracteriza y es que no son tan pasotas como pueden llegar a parecer. Por este motivo, en estas situaciones, Sagi necesita actividad. Aunque se le deba mover con un remolque. Necesita que le empujen y que estén a su lado para que le den nuevas experiencias. Sagi, te repondrás y volverás a brillar tan pronto entiendas que el fluir con la vida es esencial para tu felicidad. 

Capricornio

Un Capri con el corazón roto, lo pasa mal. Y es que son capaces de llegar a perdonar hasta lo imperdonable. Pero, es cierto también que tienen un dominio sobre sus emociones brutal. Por lo que se reponen, relativamente, rápido. Eso sí, la ayudita de los amigos es casi indispensable para ellos. Un Capri no suele pedir ayuda y, con el corazón roto, menos. Tenderá a alejarse un poco de todos y de todo. Lo necesita para pensar, analizar y gestionar sus emociones. Pero, cuando decida volverse a abrir, allí estará. En todo su esplendor. Capri, amigos de Capri, salid con él, dadle diversión y volveréis a verlo brillar como nunca antes había hecho. 

Acuario 

Un Acuario, cuando le rompen el corazón, puede alejarse mucho y es que, si le han hecho mucho daño, es porque había confiado, se había abierto y, posiblemente, había cedido parte de su espacio, de su independencia. Y esto no es algo que suceda a menudo. Así pues, un Acuario con el corazón roto, necesita espacio y soledad durante un tiempo. Por ello, no se le debe apretar, ni agobiar. Se le debe ayudar y, para ello, sus amigos deben entender esta necesidad y no empujarle a salir o hacer cualquier cosa para que no esté solo. Acuario sabe lo que le conviene a cada momento y lo transmite rápidamente. Tiempo y espacio. 

Piscis

Piscis es de los que peor lo pasa y es que, en la gran mayoría de los casos, no habrán sido ellos los que hayan tomado la decisión de acabar con la relación que tenían. Ellos siguen, aguantan, perdona, se adaptan… Incluso dejan de ser ellos para estar bien con la otra persona. Gran error, Piscis. Te lo hemos dicho en numerosas ocasiones. Al dar tanto, al dejar tanto, las decepciones son más fuertes. Y sufres, sufres mucho. Pero, hasta que no aprendas a dar la misma importancia que te dan, vas a sufrir. Sin embargo, para aligerar un poco, tus amigos y familia son tu salvavidas. Céntrate en ellos, apóyate en ellos. Tardarás en recuperarte sí, pero lo conseguirás. Y, amigos y familia de Piscis, no le atosiguéis. Olvidad el “Ya te lo dije”, pues ahora no está para escuchar estas palabras.