CUANDO LOS SIGNOS ESTÁN TRISTES

Cuando los signos del Zodiaco están tristes…

A unos se les nota más y a otros no se les nota nada. O según el motivo, unos lloran a moco tendido y con otros es difícil apreciar ese pequeño brillo en los ojos que se les pone cuando están de bajón. Vamos a pasar revista a ver cómo demuestran nuestros queridos signos su tristeza. ¡No hagáis apuestas que igual os lleváis alguna sorpresa!

Aries

Aries no soporta está mal de ninguna forma: ni triste, ni cansado, ni agobiado, ni estresado… todas estas sensaciones le descolocan porque su energía siempre es de tirar hacia adelante, y cuando no está bien, se frena. Y claro, cuando Aries se siente frenado, se enfada. Y ahí se le ve triste pero cabreado al mismo tiempo. Pero claro, momentos de bajón tenemos todos, pero Aries los enfrenta de forma directa, llorará, pataleará, y se cagará en todo, después, volverá a ser quien es. No pretendas que se quede amargado durante mucho tiempo… No es su estilo.

Tauro

Tauro, en su línea de tomarse la vida con filosofía y mucha tranquilidad, cuando se ve mal, primero tiene que asumirlo, reconocerlo… Luego coloca el sentimiento. ¿Dónde? Pues siendo práctico. Si no sabe qué hacer para que desaparezca lo malo, pues lo asume. E intenta que desaparezca centrándose en los demás y cuidando de ellos, dando y recibiendo amor. Al final, todos ganan con el bajón de Tauro. Pero Tauro no siempre… Cómo tantas otras veces… Tardará en estar bien de nuevo, pero lo conseguirá, aunque sólo sea por su testarudez.

Géminis

Géminis, entre que va y viene dando brincos por la vida, a veces ni se da cuenta de cómo se siente porque su vida tan movida y sus relaciones son con tanta gente que no le dejan ni tiempo para notar que algo le pasa, que está triste, que no está bien. Cuando ya lo asume, intenta no prestarle atención. Y le resulta fácil por lo mismo que decíamos: su vida es muy entretenida y unas cosas tapan otras. Y Géminis va tirando… Quizás con más dolor que nadie, pero ya se buscará la vida para arreglarlo.

Cáncer

Cáncer tiene dos cosas constantes y seguras en su vida: la tristeza (cierta tristeza vital, tampoco nos alarmemos) y mucha gente que le quiere. Pues todas esas personas son su mejor medicina cada vez que se siente bajo ánimos. Con su apoyo, cariño y atención, Cáncer supera cada bajón. Si además se desahoga con un buen llanto y luego hay una buena reunión con buena comida, bebida, alegría y compañía, ¿quien habló de tristeza? Eso sí, a veces también se aísla unos días, y ese espacio también es necesario para que al final regrese con más fuerza.

Leo

Cuando está triste, Leo pasa de ser fiera de la selva a ser un gatito mimoso que sólo busca atención, cariño, abrazos y mucha compasión. Mano de santo. Aparte, Leo es fuerte y se levanta rápido de cada caída para seguir su camino así que no le veremos tristón ni muchas veces ni mucho tiempo. Lo dicho, con Leo la mejor receta es su gente y su afán de superación. Bye bye tristeza. Vete lejos, y no vuelvas…

Virgo

En la mente analítica de Virgo cualquier sensación “extraña” que no sepa de donde procede tiene que quedarse en una especie de cuarentena mientras Virgo explora qué es “eso”. Cuando ya por fin tiene que reconocer que lo ve todo fatal, que tiene ganas de llorar y que tiene muchas preguntas sin respuestas, entonces le da paso al siguiente nivel. Racionaliza todo, le busca una explicación y se da media vuelta. Y mientras camina en dirección contrario se ralla, muchísimo, y le da mil vueltas a todo pero lo mejor es que sabe de sobra que nada dura eternamente. Pasará…

Libra

Cuando Libra está triste necesita a su gente, salir, disfrutar de cosas bonitas y frívolas, o no tan frívolas, pero emborrachar sus sentidos de sensaciones y experiencias compartidas. Lo de quedarse en casa con la caja de clínex como que no. Para Libra lo mejor es la distracción y como en la vida hay tantas cosas que le gustan y le dan placer, pues las busca y toma ración doble. Y si no son cosas, son personas, ¡mucho mejor! ¡Anda que no tiene Libra amigos/as antitristeza!

Escorpio

Escorpio, en su línea autodestructiva, cuando está triste o se siente mal y con los ánimos por los suelos, se mete más adentro, piensa, explora, bucea… A base de remover entre la “mierda” encuentra un estímulo para solucionar el bajón. Quizás antes de volver a subir a la superficie, llegue a estar peor. Pero renace. Y cuando vuelve trae varias lecciones aprendidas: se conoce mejor, es más duro y ha tomado nota para que no se vuelva a repetir lo que no se DEBE repetir.

Sagitario

Se ponga triste o no, Sagitario no lo va a reconocer a menos que tenga muchísima confianza en el resto. Ni loco. No es su estilo. Sobre todo porque por dentro encuentra mil razones para no estarlo. Además de que no le gusta nada de nada que se le note mal. Por eso, primero pone todo su esfuerzo en disimularlo; segundo en combatirlo. Y desaparece, ya lo creo que sí. Sagi supera lo malo de tanto que se anima y de no prestarle apenas atención. Lo llevará dentro pero se autoconvencerá para que salga cuanto antes.

Capricornio

Cuando se ve mal y pesimista, Capri se aísla. Antes de eso, Capri suele intuir cuándo se está acercando un bajón a su vida. Por que se pone muy a la defensiva, y eso es una señal de que viene el lobo. Algunas veces se nota mal pero no se hace caso, y sigue, y sigue, y sigue, hasta que se cae del todo. Pero sabe cómo salir del fondo porque está acostumbrado. Y salir, sale seguro. Como en todo lo que hace Capricornio. Antes o después.

Acuario

Cuando Acuario esté triste es difícil que se adivine, sólo lo sabrás si lo conoces de toda la vida y a veces, ni siquiera así. No lo demuestra, no lo deja. En su mente, Acuario racionaliza este sentimiento, como tantos otros, y busca respuestas para sí; a veces lanza un grito sordo que nadie oye porque Acuario lo grita hacia dentro no hacia fuera. Y el bajón crece mientras Acuario se ve solo e incomprendido. Pero… sale solo. Como tantas otras veces. Sabe que es cuestión de paciencia. Y el triunfo es mayor que quien recibe ayuda. Mucho mayor.

Piscis

A Piscis le afecta mucho la tristeza. Es un signo nostálgico y emotivo y siempre anda flotando en el mundo de los sentimientos y de los sueños irrealizables. Pero una cosa es soñar y vivir en las nubes y otra tocar tierra y asumir una realidad, alguna realidad que a Piscis le pone triste de verdad. Y Piscis no sabe cómo pedir ayuda, ni siquiera sabe cómo expresar lo que siente. A veces alguien le abraza y eso es suficiente, a veces nadie le abraza y acaba por salir solo de su momento triste. Pero siempre sale. Aunque se quede en la mierda más que el resto. Que nadie dude de eso.

2018-08-26T12:41:55+00:00