Cuando sales con Acuario, todo cambia. Sabes que el camino hasta aquí no ha sido fácil, pero una vez que entras en su corazón, todo empieza a ser diferente. Salir con cada uno de los signos del Zodiaco, te aportará una aventura distinta, pero esto es lo que sucede cuando sales con Acuario:

Cuando sales con Acuario, te das cuenta de su tremenda personalidad al instante. Te das cuenta de que Acuario es especial, es un amor único. La perfecta locura para hacer de tus días aburridos, los mejores días de tu vida. ¿Cuál es el ingrediente secreto de Acuario para inspirar tanta energía arrolladora? Ver la vida desde otra perspectiva muy diferente a la de los demás. Volver cuando todos van y ser fiel a su instinto, esencia y personalidad. Si sales con Acuario, tienes que aceptar su carácter, entender sus despistes y asimilar sus ganas de querer siempre más. Mucho más de lo que ya tiene.

Acuario es un alma inquieta, que nunca para y que nunca descansa hasta que consigue todo lo que quiera. En temas de amor, puede que sea un desastre, pero es un caos natural. No finge, no hace ser alguien que no es. Acuario ama sus defectos y quiere a alguien que los ame igual o más. Si sales con Acuario, te darás cuenta de que has elegido con razón, con corazón y con pasión. Porque la frialdad de Acuario es una simple coraza que espanta a la gente falsa pero que acepta con gusto, a la gente que es de verdad. Sincera, autentica y original.

Aunque aparezcan baches, aunque pasen mil historias, si vas de la mano de Acuario, mostrándote tal cual eres, vas de la mano de la seguridad y el cariño en persona. Acuario no permite que nada malo le pase a lo que más quiere. A lo que ama, lo protege con uñas y dientes.