CUANDO SALES CON ESCORPIO

Cuando sales con Escorpio, te das cuenta, de que de una manera u otra, se va a quedar marcado en tu vida. Para siempre, termine bien o mal, Escorpio no se borra tan fácilmente. ¿Por qué? Muy sencillo. Un alma tan pura, rebelde indomable como la suya no pasa desapercibida. Unos besos y unas caricias tan sinceras, no se olvidan con el tiempo.

Escorpio, guste o no guste, es una persona que tiene la capacidad de enamorar con tan solo una mirada. Un gesto y caes rendido a su amor.

Cuando estás con Escorpio, sientes sensaciones dentro del cuerpo, desconocidas, pero sorprendentemente placenteras. El vello se te eriza cuando habla, el oído se te agudiza con sus palabras, y tu corazón, se derrite con las demostraciones de amor más originales de todo el zodiaco. Escorpio, es carácter fuerte, pero también es emocionalidad en estado puro.

No te harán falta demostraciones para saber, que tener a Escorpio es tener la suerte y el karma de tu lado. Porque no hay nadie que te quiera de la manera en la que lo hace, ni nadie que pueda superar su personalidad. Porque, en el fondo sabes, que no existe nadie a quien puedas amar tanto. De esa manera. Hasta que duela de placer. Escorpio, para lo bueno y para lo malo, es lo más y no vino al mundo para ser una oveja más del rebaño. Si vino al mundo, fue para marcar la diferencia y para enseñar, el verdadero significado de la pasión y el amor sin límites.

2018-01-23T12:11:02+00:00