Cuando sales con Sagitario, todo cambia. Sabes que el camino hasta aquí no ha sido fácil, pero una vez que entras en su corazón, todo empieza a ser diferente. Salir con cada uno de los signos del Zodiaco, te aportará una aventura distinta, pero esto es lo que sucede cuando sales con Sagitario:

Cuando sales con Sagitario es cuando realmente te das cuenta del verdadero significado de la palabra amor. Amor sin límites. Amor sin condiciones. Amor que te inspira, te hace querer más y te ayuda a seguir hacia delante. Sagitario es eso, amor en todos los sentidos. Para lo bueno y para lo malo. Cuando sales con Sagitario, te das cuenta de que los días de mierd* pueden ser sustituidos por días de auténtica locura.

Es una persona muy independiente y defensora del espacio personal de cada uno. Por eso, no te agobia, no te obliga a hacer nada que no quieras, y eso, te enamora. A parte de tu pareja, Sagitario se convierte en tu mejor amigo. Que te entiende, que te deja hablar, que acepta tus errores y que no te da la espalda cuando más lo necesitas, que te ayuda sin necesidad de tener que pedírselo. Inspira confianza, y por eso, se hace querer y mucho.

Cuando sales con Sagitario, te das cuenta de que casi siempre está de buen humor. No busca malos rollos y siempre está dispuesto a ayudar. No te vende por nada, ni se deja guiar por el dinero. Al contrario, Sagitario es un amor que no se deja manchar por lo material, que siempre quiere más, que nunca deja de volar y que siempre estará ahí a tu lado. Regalándote las noches más largas y placenteras de tu vida. Haciéndote ver, que la vida, son más de dos días y que el amor verdadero y sincero, en verdad, sí que existe. El fuego tiene mucho que enseñar.