CUANDO SALES CON TAURO

Cuando sales con Tauro, no desconfías. No te sientes desprotegido/a, ni te encuentras en una incertidumbre. Al contrario. Cuando sales con Tauro, se siente bien. Te vuelves la persona más segura del mundo.

Sabes, que Tauro, prefiere la honestidad a la falsedad, y que si tiene algo importante que decir, lo hará. Su misterio, engancha. Su asombroso romanticismo, desconocido para muchos, te deja con la boca abierta. Porque Tauro, de primeras, no aparenta lo que realmente es. De lejos, ves frialdad, pero cuando te deja entrar en su vida, te quemas con el calor que esconde. Si sales con Tauro, eres parte de su familia, y el toro, por los suyos, es capaz de cualquier cosa. En serio, daría la vida si tuviese la oportunidad.

Además, Tauro es una persona muy prudente, y como buen signo de tierra que es, lo deja todo muy bien controladito para que nada se dé la vuelta en el último momento.

Abre las puertas de su corazón, cuando tiene más que seguro que eres una persona de fiar. Si no, nada. Tauro sabe muy bien lo que quiere, y no, no se conforma con menos. Por eso no hay que obligar al toro a nada. Ahí, se irá. Pero a pesar de todo eso, es el romanticismo hecho en persona, y sí, sí que busca encontrar al gran amor de su vida. Regido por Venus, diosa del amor y de la sensualidad, nos da esperanza y, nos hace creer que el verdadero amor, sí existe.