Cuando encuentras a tu alma gemela, te das cuenta de que con él/ella todo es diferente. Es difícil encontrar a esa persona con la que te entiendas a la perfección, pero cuando lo haces, te enamoras incluso de la vida. Encontrar a ESA persona te puede llevar su tiempo, pero la espera y el esfuerzo merecerá la pena. Esto es lo que pasa cuando Tauro encuentra a su pareja perfecta:

Tauro siempre se está cuestionando todo porque así evita que le hagan daño. Es muy controlador y necesita tenerlo todo seguro para dar el siguiente paso. Sabe que su pareja es la perfecta cuando de repente ya deja de cuestionarse cosas como “¿podré confiar de verdad?” o “seguro que me la juega”. Cuando ya no le importa el futuro y se centra en el presente y en vivirlo con esa persona a la que ama. Cuando descubre que puede confiar al máximo en esa persona y que puede mostrarse tal y como es,sin miedo a que nadie le juzgue. Simplemente cuando el instinto de Tauro le dice que puede ser la versión más segura y mas feliz de si mismo.

Tauro es una persona bastante insegura y tiene miedo a lo desconocido. A aquello que cree que no va a poder controlar. Y por eso, le cuesta bastante salir de su zona de confort. Pero se da cuenta que ha encontrado a la persona ideal cuando deja estos miedos atrás. Cuando descubre que esa persona le da la seguridad que necesita y cumple todas las promesas que había prometido. Que demuestra con hechos todas y cada una de sus palabras.

Será entonces cuando Tauro ya no tenga miedo a arriesgarse y a perder, porque ha encontrado que ya lo tiene todo y que no necesita nada más para ser feliz. Se arriesgará las veces que haga falta porque sabe que al lado de esa persona ya no va a perder nunca.

De por sí, Tauro es una persona bastante generosa, aunque a veces le cuesta dar su brazo a torcer y es bastante cabezota. Pero cuando esa persona especial aparece, le entrega todo lo que tiene, sin pedir nada a cambio. Tauro a veces tiene miedo de que la gente se canse y que le manden bien lejos por lo testarudo que es. Pero sabe que está ante la persona ideal cuando ya no le importa ser pesado o no. Ha descubierto que esa persona le acepta tal y como es y no tiene miedo a nada de lo que dice.