CUANDO VIRGO SE CONVIERTE EN UNA PERSONA TÓXICA

Reconocer que puedes ser una persona tóxica es complicado pero, a diferencia de otros signos, sabes perfectamente cuando se te empieza a escapar todo de las manos. Eres analítico y observador, a veces incluso puedes ser un poco “sabelotodo” y sí, lo reconoces. Siempre quieres hacer entender a los demás que pueden estar equivocados pero el problema es que los demás a veces no quieren aceptarlo. A veces, te pones demasiado terca/o con tus ideas y también eres capaz de dar ultimátums del tipo: “o lo haces a mi manera o te vas de aquí”.

Te puede salir esa vena de niña/o caprichosa/o, te puede salir ese pronto de querer hacer todo como tú quieres.

Y sí, por desgracia a menudo también puedes llegar a ser alguien un poco tóxica/o para los demás. Y no porque no lleves razón, si no porque tratas de cambiarles a toda costa (la mayoría de las veces por su bien) pero de una forma un poco agresiva. Cuando no consigues lo que quieres, peleas hasta lograrlo, llevándote a menudo a quien sea por delante. Y aunque sabes que dices verdades como puños también comprendes que tus formas puedes herir a los demás.

Tú siempre has preferido una verdad dolorosa que una mentira piadosa. Intenta controlar esas ganas de ganar, intenta controlar esas ganas de quedar por encima siempre Virgo. Al final, quien lo pasa peor eres tú, al final, quien intenta hacer el bien pero acaba haciendo el mal, también eres tú.