CÓMO DEMUESTRA ARIES QUE ESTÁ ENAMORADO DE TI

Si Aries es una persona muy hiperactiva de nacimiento, imaginad cuando se enamora locamente. Algo así como un pavo real ¿no? porque en el fondo ama exhibirse para que le admiren. Aparte de inteligente y valiente, también es un alma inquieta que no sabe ni quiere esperar a que su amor caiga del cielo. Cuando Aries encuentra a “una posible media naranja” lo demuestra a través de sus acciones. Puede que suene cursi, pero sería muy capaz de cruzar cielo y tierra con tal de estar a su lado.

Aries es más de hechos que de palabras.

Es más de acción que de conversaciones muy profundas, porque cuando se compromete lo hace de verdad. Cuando da su palabra a alguien, es para intentar estar a la altura y para amar sin límites ni condiciones. Aries no pierde el tiempo en palabrería barata y en dramas de cuento, Aries es más de callar las disputas con un beso y sellar un enfado con un abrazo muy profundo. Es así, ama el contacto físico, ama la sensación que le recorre por el cuerpo cuando siente el aliento de la otra parte, Aries se alimenta de esos detalles tan valiosos…

No hay nada que pueda apagar el fuego de Aries cuando hay pasión, no hay nada que pueda parar su ímpetu y sus ganas de MÁS Y MÁS. Aunque sea difícil, Aries no se rinde. Aunque no sea coser y cantar y aparezcan miles de impedimentos por el camino, Aires no tira la toalla. “El que algo quiere, algo le cuesta” y el carnero sabe perfectamente que la suerte no cae del cielo, por eso mismo no para hasta que consigue todo lo que quiere. Pero claro, Aries no lo da todo a la primera ni tampoco se deja querer sin antes hacer un poco de las suyas, es decir, se tiene que hacer un poco de rogar.

Es algo contradictorio, porque Aries no para hasta que consigue tener toda la atención que quiere, pero cuando la consigue, hace como si no le importase, pero en el fondo lo ama. Ama tener a alguien que tenga la misma locura y las mismas ganas de avanzar, de reír, de soñar, de experimentar y de crecer. Cuando Aries encuentra su compañero/a de vida, lo nota hasta la persona menos avispada de la tierra.