Para saber cómo es Acuario en la amistad hay que dejar algo claro: que a Acuario no le faltan amigos pero que Acuario va solo por la vida. No hay un caso igual de alguien que forme parte de tantos grupos pero no se sienta parte de ninguno, o se sienta parte de todos por igual. La amistad para Acuario es pura vida, pero no enfocada en plan “amistad sincera con sus mejores amiguitos de toda la vida”. No. Acuario tiene muchos amigos, y genera muchos intercambios con todos. Pero que corra el aire.

Si analizamos a Acuario en grupo es esa persona que participa, sonríe mucho y es acogedor con todos. Tiene anécdotas divertidas que contar, sabe de todo, se expresa bien, nunca aburre a nadie, siempre aporta algo nuevo, tiene muchas inquietudes y su mente es su mejor tarjeta de presentación.

En la amistad Acuario es esa persona que va recogiendo amigos de la infancia, incorpora otros nuevos de los estudios, del trabajo, conocidos de practicar algunas aficiones, de los viajes… Su núcleo es enorme y hay gente de todo tipo. Le gusta conocer gente y tener amigos en todas partes. Acuario no le pone pegas a nadie. O se las pone todas. Lo que quiere decir que le vale todo, y que como él va por libre, todos los amigos tienen algo para aportarle pero nunca deja que nadie le reste nada.

Con quien se encuentra bien, Acuario será ese amigo valioso e interesante. Quizás no el más cariñoso, pero sí ese que siempre da algo: consejos, ideas, experiencias, vivencias… También buena escucha y comprensión. Acuario no juzga, y eso se agradece. Acuario sorprende y también le gusta que lo sorprendan.

Como es el rarito de todos los grupos se permite explotar ese sanbenito que se le ha colgado para ir y venir entre sus grupos de amigos sin que nadie le diga nada. Y si piensan algo de él y lo comentan por detrás, le da igual. Acuario hace lo que le da gana e intenta no joder a nadie. Y eso no es malo, ¿no? Pues ahí se queden todos hablando por hablar porque Acuario va por la vida con la conciencia bien tranquila.

¿Y nunca falla en nada? Claro que sí. Nadie es perfecto, y Acuario menos, aunque se acerca algo al sobresaliente pero porque es muy respetuoso y eso ayuda mucho para relacionarse bien y no tener problemas. Pero sí, Acuario peca de no comprometerse mucho (él lo ve como no dejarse acaparar) y sus amigos eso no lo llevan muy bien. También le critican aquellos muy apegados o aquellos más estables en su vida y en sus pensamientos que no ven bien que Acuario sea siempre tan extravagante, tan imprevisible y tan desconcertante. Y no digamos los cumplidores y de costumbres fijas que tuercen el morro cada vez que Acuario hace una de las suyas no presentándose a un plan o presentándose cuando había dicho que no pensaba ir.

Otros que son parecidos o le entienden, se quedan con todo de Acuario y si va y viene, pues no pasa nada.

Cuando está, es una delicia hablar y reírse con él, así que, ¿qué más da que no esté siempre ahí esperando que alguien le necesite? Acuario es más práctico que todo eso.

Luego tiene otros amigos que sin llegar a morir por él, le respetan y aprecian muchísimo por su forma de ser, por su seriedad en algunas situaciones, por su buena conversación y por su sentido de la justicia. Y eso a Acuario le gusta. Y le hace crear vínculos especiales con estas personas. Las emociones y los dramas no van con Acuario pero el sentimiento del aprecio le parece sencillo y puro. Libre de tonterías.

Dejamos a Acuario con sus dos mil mejores amigos. Y con ellos repartirá algo de su tiempo, no todo, pero el suficiente para demostrar que está ahí. Acuario tiene muchas cosas que hacer y experiencias que vivir y no quiere ataduras que no pueda controlar. Se da pero con reservas. Pero se da, y quienes le aprecian, se sienten recompensados. Por algo será.