Escorpio conoce mucha gente, claro está. Pero sus amigos son muy pocos. Y algunos de ellos ni saben del aprecio real de magnético escorpión. Este signo es muy suyo para todas las intimidades. Escorpio lo sabe todo de todos (le llega mucho con sólo mirar, y en cuanto trata un poco, ya es un aluvión de conocimiento sobre quien sea que ni os lo imagináis).

Pero a Escorpio no le gusta hablar de lo que es, ni de lo que sabe ni de lo que siente. Total, que el primer cliché que tenemos de Escorpio como amigo es alguien que siente mucho pero que lo esconde (por miedo a que le hagan daño y lo traicionen, ya lo sabemos). Lo extraño es que todavía muchos amigos de Escorpio no sepan que lo son, ni se lo imaginen. Y resulta que en el corazón de Escorpio hay una admiración, respeto y cariño por ellos muy grande. Pero bueno, Escorpio es así. Un misterio para muchas cosas. Y una caja de sorpresas para otras. ¡Benditas buenas sorpresas que nos da Escorpio!

Ahora, analicemos mejor al amigo Escorpio, lo que da y lo que espera recibir. Como amigo, Escorpio es fiel, leal e incondicional, igual que con sus parejas y con todos los que quiere (y espera que le den lo mismo que da, ojito).

También puede ser divertido y encantador pero si es así todo el tiempo es que se la sudas como amigo. Y aquí viene la segunda sorpresa del día. Un poco peor que la anterior pero buena en el fondo, aunque necesita su explicación. Veréis, Escorpio, cuando siente y aprecia, se preocupa, y cuando se preocupa tiene que mojarse. Y cuando se moja, al amigo en cuestión le tocará saber lo que piensa Escorpio de él, lo bueno y lo malo. Y como haya cosas mal, se le nota en su actitud. ¿Veis como había una explicación a por qué Escorpio no siempre es encantador y divertido con sus amigos?

Todo esto viene muy bien para enfrentar cuanto antes el lado más oscuro de Escorpio como amigo. Y es su honestidad tamaño tres campos de fútbol que deja sentado al amigo de turno diciéndole tal fallo o tal ristra de fallos que el otro ni cierra la boca de la sorpresa en tres días.

Pero repetimos, si Escorpio se moja es porque le importa esa persona. Su amigo. Y cuando es sincero con un amigo, es por ayudarle. Que quede claro.

Total, que Escorpio es ese amigo sincero que pasa de ser diplomático y te suelta siempre lo que piensa. Y que después de leer el párrafo anterior, tal defecto no es tal, sino que lo hace con buena intención. En el fondo es de agradecer, salvo cuando Escorpio no elige bien las formas o el momento adecuado para ser sincero. O cuando no tiene en cuenta la forma de ser o el momento que esté pasando el amigo en cuestión. Y lo hunde un poquito en la mierda. ¡Escorpio, controla esto, hay muchas maneras de decir las cosas!

Los amigos de siempre de Escorpio, como le conocen, asumen estas cosillas suyas. Algunos de ellos incluso funcionan igual y le entienden perfectamente. Y a otros tantos, no les gusta tanta sinceridad a lo bestia, pero les compensa a la vez tener un amigo Escorpio. Quienes no van a tener la oportunidad de conocer ni el lado oscuro ni el más blanco ni la gama entera del arco iris de Escorpio son todas aquellas personas descaradas, superficiales, cotillas, liantes y dominantes que no van a oler la amistad de Escorpio ni por casualidad.

En fin, poco más. Que sepáis que podéis tener por ahí un amigo Escorpio que os aprecia más de lo que os podéis imaginar (que os quiere y muchas cosas más). Y que no os lo ha dicho porque el escorpión es así de hermético con su vida. Aunque la cercanía a su día a día y a su persona os irá dando detalles de lo que siente y quiere, eso sí, poquitos y con cuentagotas. Quitando esa pequeña incertidumbre que siempre reinará en las relaciones con un Escorpio (NUNCA se llega a conocerlos del todo), el amigo Escorpio da mucho y lo que te “roba” (sus arranques de sinceridad que matan y duelen), resultan que son porque le importas y quiere que reacciones. Alucinante ¿no? (y muy constructivo) Con Escorpio todo es pura originalidad y sorpresa. ¡Y la amistad no podía ser menos!