Libra es sociable y quien es sociable consigue que muchas personas entren y salga de su vida. ¿En calidad de qué? Eso es lo que vamos a ver ahora. Libra se mueve mucho y en el camino reparte sonrisas, comentarios y su número de teléfono por doquier.

Tiene un encanto que le hace muy fácil poder relacionarse y aumentar su agenda. Tiene conversación para darse a conocer y para poder saber más de los demás. Le encanta conocer gente y además se le da especialmente bien.

Conversando es fantástico y eso hace mucho para entablar relaciones. No en vano nació sociable, y los años le han dado una experiencia en su esencia que ha desarrollado como nadie.

Si hasta aquí todos estáis pensando que entonces Libra tendrá muchos amigos, acertáis. Pero ahora toca concretar si esos amigos son de verdad. Pues no, porque aquellos a los que Libra considera amigos de verdad no son todos esos. Su círculo, donde se encuentra a gusto, es mucho más reducido. Pero mucho mucho más.

Libra se lleva bien con todo el mundo pero de ahí saca a los que considera a sus amigos de verdad. O dicho también de otra forma, a los que le eligen a él por encima de otras personas. Y Libra corresponde. Porque hay algo que también debe quedar claro ya: que Libra se deja llevar.

En ese grupo de amigos de verdad de Libra hay todo tipo de personas. Porque se adapta bien a la forma de ser de sus amigos. Aunque es cierto que se encuentra más cómodo con aquellos que son buenos conversadores, como él o ella; con aquellos que son de su rollo estético; con los que andan sobrados de coco e imaginación; o con los que le ayudan con muchos y buenos consejos. Con los amigos menos extrovertidos y poco sociables y de hacer muchos planes, Libra también consigue llevarse bien. Bueno, es que Libra se lleva bien con todo el mundo.

Amigos desagradables no tiene porque Libra es muy estricto con eso, pero si tiene alguno así porque se le haya colado, resuelve de forma mágica las diferencias con él. Igual que las subidas de tono de algunos amigos, que no le gustan pero que capea de maravilla. Si está seguro, Libra se lanza al ruedo y torea muy bien. Si no, se calla, y le importa poco que piensen que ha cedido.

Al final de todo Libra será ese amigo cómodo. Pero no cómodo de no hacer nada, sino cómodo como un sillón. Todos quieren sentarse en él. Es fácil, sus conversaciones son muy estimulantes, acoge muy bien a los amigos de los amigos, pone encanto y diplomacia cuando hay tensiones en el grupo, combina sentido del humor e ironía a la perfección para animar algunas reuniones, genera buen rollo y sabe tener detalles.

Y de lo malo. Pues lo hay, claro que sí. Libra siempre quiere quedar bien y a veces por quedar bien con unos amigos, la fastidia con otros. No sabe posicionarse. Y a veces pierde la objetividad. Además de “bien queda”, también hay quienes le acusan de inconstante o de frívolo. Pero vamos, hemos tenido que conseguir estas críticas casi con tortura entre los amigos de Libra. Todos le aprecian y pocos hablan mal de él. Y es que Libra es una persona que aguanta bastante los defectos de los demás; intenta que los suyos no le afecten a la gente, y si lo hace, pide mil perdones. Y aunque haya amigos que le aburren o hagan algo que no les gusta, se lo calla. Nada le parece lo suficientemente grave como para liarla. Lo dicho. Libra es un amigo muy muy cómodo.

Y si estalla alguna vez, tiene una manera tan fina de hacerlo que no ofende a nadie. Se hace entender y todo el mundo le acaba comprendiendo. Muchas veces, incluso se le da la razón aunque no la tenga. Es lo que tiene ser tan fácil para todo que lo demás a veces confunden lo fácil con lo sencillo, y lo sencillo con lo poco importante. Libra es un buen amigo… De verdad…