Conforme sigáis leyendo vais a ver que a nuestro querido amigo Piscis hay pocas cositas que echarle en cara como amigo. Y es que, hay tantas razones por las que quererle como amigo, que lo malo en él, hasta cuesta verlo como malo de verdad. Pero vamos a por ello y ya vosotros decidís.

Piscis es discreto como amigo. Es de los que te buscan cuando te necesitan pero lo hacen de forma sutil, sin apenas hacer casi ruido (sobre todo porque si le dices NO, conseguirá que no lo oiga demasiada gente). De forma contraria, si eres tú el que necesita a Piscis, ahí estará bien cuadrado esperando órdenes para dártelo todo. Y además encantado, lo cual hace que los demás le pidan favores con mucha tranquilidad. Y con mucha asiduidad. Vamos, que se aprovechan un poco de Piscis. Pero eso pasa con Piscis en la amistad, en el amor, en el trabajo y en la familia. De nuevo a alguien sensible se le toma por fácil y simple. Aunque nosotros vamos a recordar, una vez más, que la fortaleza de Piscis es precisamente esa: cuando muchos creen que caerá, Piscis llega y sobrevive, se hace fuerte, y además, le sirve para utilizarlo en su beneficio. Cuando muchos creen que no se entera de nada, Piscis llega y deja claro que se está quedando con todo. Cuando muchos creen que Piscis está perdido, el pez aparece y demuestra que saben bien donde está. A pesar de estas sorpresas que puede dar a los demás, su transparencia es enorme, pero el problema es que a veces se olvida de todo lo que puede llegar a hacer y sólo lo recuerda cuando está al borde de cualquier precipicio.

Pero volvamos a la amistad. A diario Piscis es amable, leal, humilde y servicial con sus amigos. Lo que mejor sabe hacer es escucharles, pero si hay que hacer de escudero para algún plan loco, Piscis también se presta. Y cuando saca su vena humorística es el alma de cualquier reunión. Aunque para eso tiene que encontrarse muy muy cómodo y con amigos de mucha confianza.

Por sus amigos Piscis se enfrenta, les comprende, les anima y capta como nadie lo que les pasa. Piscis es un gran apoyo emocional para los suyos. Y un punto de equilibrio para algunos amigos más atrevidos a los que le pierde el ímpetu y caracteres demasiado fuertes. De sus amigos Piscis espera compañía y entendimiento. Le gusta dejarse llevar por ellos, y también que lo defiendan de las personas más agresivas, de la gente que quiere hacerle daño.

Como defectillo, (aunque casualmente es un defecto que quien más lo sufre es el propio Piscis), tenemos su forma de idealizar la amistad. Y lo hace como cuando se enamora.

Lanza las campanas al vuelo y es que nada más lejos de realidad. Estrecha lazos con algún amigo y ya se ve con él atravesando penurias, viviendo aventuras y viéndose a la cabecera de su cama cuando de el último aliento. En vez de vivir el momento y ser más realista. Piscis se alimenta de sueños. Da mucho, a veces sin mirar lo que está recibiendo.

Y cuando llegan las decepciones (a menudo, porque Piscis se ilusiona por minutos con las personas), el pez vuelve a ser ese amigo discreto que no quiere llamar la atención ni molestar a nadie desahogándose con lo que le ha pasado.

Y en su aislamiento, se lamenta por haber idealizado a ese amigo. Y también se colapsa porque en el fondo Piscis piensa que idealizar a las personas no es tan malo. Y que ver solo lo bueno de alguien le ayuda a ser mejor. ¡Qué incomprendido se siente entonces!

Menos mal que entre todos los amigos de Piscis hay más de uno que sabe bien lo que es ofrecer tu corazón y que te lo rompan, y con amigos así, Piscis encontrará mimos y apoyo en los dramas de su vida.

Para otros, Piscis es el amigo tranquilizador que tiene las palabras apropiadas para calmarle, o mejor dicho, la actitud apropiada porque Piscis es de poca palabras y grandes hechos. Y sobre todo, es un amigo poco egoísta, que ya es bastante en los tiempos que vivimos. !Envidia es lo que tienen muchos del amigo Piscis porque sabe llevarse bien con todo el mundo y porque pone su corazón en cada cosa que hace!