Con Virgo, con lo selectivo y crítico que es, vamos a empezar viendo cómo es como amigo de una manera diferente. Y es contando, no quienes son sus amigos, sino quienes nunca van a poder ser sus amigos. A los cuales nunca rechazará directamente sino de una forma tan sutil que ni ellos mismos se van a enterar. Y ojo, por más que algún amigo le recomiende a un posible amigo, como Virgo no lo vea claro él, ya se puede ir ese candidato recomendado por el mismo sitio por donde ha venido. Virgo sabe perfectamente (aunque lo sepa mejor su lógica interna) quien no le gusta, ni le llega dentro ni le sirve para nada. Y desde muy adentro lo saca fuera y resulta implacable (aunque nunca deje de sonreír mientras pone la barrera).

Pero volvamos al tema. Los no amigos de Virgo están perfectamente definidos: todas aquellas personas que sean muy informales y caóticas para las citas, o aquellas que no se adaptan a los planes de grupo, o que funcionan siempre improvisando y con arrebatos de carácter y la posibilidad de liarla cada dos por tres.

Todas estas personas sacan a Virgo de sus casillas, lo que significa que es difícil que Virgo llegue a establecer con ellas lazos de amistad. Podrán ser conocidos o amigos de amigos con los que pasar un rato (y más si son divertidos, la diversión es buena) pero nunca tendrán el teléfono de Virgo. Eso seguro.

Los que sí están en su agenda y además en el apartado de “contactos frecuentes” son personas afines a Virgo. Quizás otros signos funcionen bien desde las diferencias y a pesar de ellas se complementen. Virgo no. Virgo es alguien profundo, honesto y respetuoso y le gusta (o mejor dicho, necesita) la gente con valores parecidos en cuanto a las relaciones personales.

Virgo no invade la vida personal de las personas que lo rodean si éstas no le dan paso. Y quiere lo mismo para la suya. Virgo tiende a ayudar a sus amigos, como sea y para lo que sea, y agradece cuando a él o a ella se le ayuda también. Y no tiene por qué ser de igual manera; a Virgo le valen esos amigos relajantes que con su presencia, su conversación o sus consejos le descargan de sus continuas preocupaciones.

Con los amigos, Virgo también suele profundizar en algunos temas de la vida o sobre los sentimientos. Ni tan profundos para ser pedantes ni muy frívolos para que Virgo sienta que no merece la pena la conversación.

En general, Virgo suele tener el respeto y la admiración de sus amigos. Quizás no sea el más popular pero siempre se cuenta con su presencia en todos los planes. Virgo es el amigo sólido y que da seguridad. Siempre amable, siempre sensible a lo que le pasa a los demás y siempre respetuoso con sus formas de ser.

¿Y en que falla este portento de amigo? Pues de puro observador que es, mas su gusto por la crítica, siempre la caga con algunos comentarios muy desafortunados. Porque además son críticas con mucha parte de verdad y eso siempre jode. También puede pecar de distraerse un poco con el entorno y que el amigo que se está dejando la saliva en contarle sus penas no perciba que tiene mucho interés en lo que le cuenta.

A la hora de la citas o de salir de vacaciones o de fin de semana, Virgo también puede liarla con la organización (se pone muy pesado con que todo se cumpla de forma muy estricta, no se relaja). Y sobre todo con los horarios. Que está bien ser puntual pero a veces se ralla un poco.

En fin, que si sacamos los trapos sucios de Virgo como amigo tampoco es nada grave, como podéis ver. Bueno, quizás si tiene un día malo, lleve a los extremos su parte más realista y cuadriculada y la líe en alguna conversación; o quizás su talante práctico le lleve a crear relaciones muy prácticas y rutinarias. Pero en general, es su buen humor, su amable disposición a ayudar y darse, su capacidad para hacer las relaciones fáciles y su perfil reflexivo los que hacen de un Virgo un buen amigo. Bueno, bueno, de verdad.