Acuario es hábil e inteligente, pero su conexión con las emociones a veces es simplemente inexistente. Muchas veces las esquiva, otras veces es que directamente no le apetece enfrentarse a ellas. No quiere mirar dentro de sí por si se asusta con lo que encuentra. Aunque sabe de sobra lo que hay, y a veces es mejor no verlo… Acuario es uno de los signos más complicados de entender. Y no tanto por sus ideas o por lo que piensa sino porque no es capaz de explicarle a los demás (con total sinceridad) lo que pasa por su cabeza. El amor propio de Acuario está ahí pero no sabes nunca hacia donde se inclina…

Acuario a veces cree que nadie comprenderá lo que siente así que, prefiere simplificar con todo. Aunque suene fuerte, a veces piensa que trata con personas de un nivel bastante inferior a él/ella, por eso no se esfuerza.

La autoestima de este signo dependerá de las experiencias que la vida le depare. Pero en términos generales, nadie sabrá a ciencia cierta cómo se encuentra en cada momento. A no ser que de repente, el día menos pensado, Acuario empece a soltar por su boca todo.

Cuando Acuario decide que merece la pena estar con alguien se convierte en el amigo o pareja que está dispuesto a sacrificar todo… En ocasiones esto le juega malas pasadas, y su amor propio podría verse bastante tocado (aunque no hundido) si comprendiera que no le han valorado como realmente se merece.

Es un signo sincero e idealista y siempre tratará de luchar por todo lo que cree que merece la pena. Eso sí, si de golpe, un día, al despertar, se da cuenta de que eso por lo que había peleado no le compensa, no dudará en cortar de raíz. El amor propio de Acuario sale siempre cuando nadie se lo espera. Muchos piensan que es una persona cambiante y que no sabe lo que quiere. Acuario sabe que su amor propio ha dado un golpe en la mesa y le ha hecho ver que lo mejor es que todo se acabe. Así de sencillo.