EL AMOR PROPIO DE ARIES

El amor propio de Aries es fuerte, muy fuerte, pero cuando ama a alguien también se desvanece. El carnero es súper orgulloso y testarudo, y gracias a eso consigue realmente lo que quiere. Lucha lucha y lucha sin descanso, sin freno. Va a por todas. El problema es cuando se enamora de la persona equivocada. Toda esa fuerza que parece tener se le va por la boca.

Se somete más de lo que debería, sabe que en el fondo deja pasar cosas que en un estado normal ni se le hubiera ocurrido. Y no pasa una no, pasa mil. Sabe que su amor propio está ahí, pero no lo saca, no manda todo a la mierda como debería…

Aguanta y aguanta hasta que un día abre los ojos de golpe, se mira en un espejo y se da cuenta de quién es y de que su amor propio no lo pisotea nadie. Y ahí, se vuelve más fuerte que nunca…