El amor propio de Escorpio es fuerte, muy fuerte, pero todo hay que decirlo, hay un momento en el que puede olvidarse de que está ahí, de que lo tiene. Y es momento es cuando Escorpio se enamora. Pasará pocas veces en la vida. Escorpio podrá encariñarse con muchas personas a lo largo de su paso por el mundo, pero es cierto que llegará a amar a muy pocas.

El problema es si aquí, da con una persona mala. Escorpio tiene un amor propio que no le permitirá jamás caer a lo más profundo pero es cierto que puede quedarse muy dañado. Lo mejor es que, cuando ha sufrido un palo fuerte y parece que ya no hay esperanza para que se levante, Escorpio llega y demuestra a todos que renace como el Ave Fénix. Aunque esté tocado. O aunque esté echo polvo. O aunque parezca que no podrá con la vida.

Si a Escorpio lo tratan mal y constantemente le están intentando manipular y hacer creer que el problema lo tiene ella/él, al final, puede que se lo «crea un poquito». Pero es cierto que mucho tienes que presionarlo para que al final empiece a caer y a dudar. Un trabajo de constante machaque, un día, otro día, otro día… El problema está en que se cruce con alguna persona que tenga toda esa paciencia para que al final se rompa (por envidia, porque quiera cortar sus alas, porque quiera verlo sometido…).

El amor propio de Escorpio puede «desaparecer» en algunos momentos de su vida. De hecho, hasta el mismo Escorpio en alguna ocasión se ha reprendido a sí mismo/a por haber dejado pasar cosas que eran inadmisibles. Quizás incluso si echa la vista atrás ha visto que en muchos momentos no tenía que haber dejado que se sobrepasaran algunos límites.

Escorpio es muy intesito con todo y cuando juegas en esa liga, es difícil que no te pasen cosas fuertes. Lo mejor es que, sea como sea, su amor propio siempre está ahí, incluso cuando parece que se ha marchado.

2020-10-21T14:17:48+02:00