EL AMOR PROPIO DE LEO

A Leo le sobra amor propio, de verdad que le sobra… Pero de Leo también hay que entender que hay mucha fachada de orgullo y egocentrismo, pero por dentro es suave y delicado como el algodón, y sufre demasiado por todo, y es uno de los signos más temidos por el resto pero también uno de los más sensibles del Zodiaco.

Leo tiene amor propio sí, pero eso no quita que le cueste mucho ser racional y quererse más a sí mismo que ser impulsivo y cagarla. Porque costarle, le cuesta. Y sobretodo en temas de amor. El león pelea muchísimo consigo mismo. Sabe que el amor que se tiene le dice que no se arrastre por nadie, que no ruegue, que no se crea menos que nadie…

Pero cuando está enamorado deja todo eso de lado, no mucho, pero sí lo suficiente como para sentirse mal después. Porque Leo no es así. Porque Leo sí que sabe lo que vale y lo que merece. Leo sí que se quiere y se intenta respetar a sí mismo…