Hay veces en las que la vida te exige una pausa, porque el dolor en el pecho no te deja respirar y la angustia hace que tus lágrimas se hagan presentes. Ese momento en el que te preguntas una y otra vez, por qué a ti. Es muy duro resignarse a la ausencia. De pronto, la persona que era tu compañía desaparece. Te lo digo muy en serio, jamás comprenderás el dolor que vivió cada signo al decirte adiós. Es posible que lo hayas visto fuerte y decidido, pero por dentro se carcomió en pedazos, a tal grado que sintió que no se volvería a levantar. 

Aries 

Basta con que vaya un poco a los recuerdos de su memoria. Estaba ahí, con el corazón lleno de grietas y unas ganas locas de salir huyendo. Las noches se volvieron eternas, por más vueltas que daba en la cama el sueño no llegaba. Se enfureció con él y con todos. Aries la pasó tan mal que las lágrimas vuelven cuando revive el pasado. Fue muy complicado levantar la mirada, pero lo hizo. Soltó ese amor y juró no volver al lado de alguien que lo daña. 

Tauro

Quizás lo que más le duele a Tauro, es que confió. Se reprochó de una manera muy cruel, como si no tuviera derecho a equivocarse en cuestiones del amor. Le da coraje recordar que no lo valoraron ni un poco y de todas maneras se quedó ahí, esperando que cambiara una persona que lo único que hizo fue jugar con sus emociones. Se acabó la bonita historia y eso lo rompió, pero en medio de tanto dolor volvió al ruedo. 

Géminis 

Fue el signo que se vio frente al espejo y no se reconoció. Estaba luchando contra él mismo, se culpaba y se decía de lo peor. Poco a poco su autoestima fue cayendo, hasta creer que se merecía todo lo que le estaba pasando. En el fondo tenía la esperanza de que las cosas fueran diferentes, pero nunca vio una señal positiva. Poco a poco su salud emocional, física y mental, se vio deteriorada y ahí fue cuando decidió poner un punto final. 

Cáncer

¿Cómo lo hacía? Quería, pero no podía. Sin darse cuenta, Cáncer cayó en un círculo vicioso, en el que ilusamente creyó que saldría adelante, pero no fue así. Sus días se volvieron un calvario constante, estaba luchando contra todos esos pensamientos negativos que despertaban sus inseguridades y cuando menos pensó se hundió hasta el fondo. Le rasgaron el alma y aprendió a querer sus cicatrices, pero ya no se burlarán de él. 

Leo 

El signo que permitió que su lado amoroso hablara por él, bajó tantas veces la cabeza que ya ni recuerda la cantidad de llanto que corrió por su rostro. Se sintió poca cosa, como si de verdad se mereciera ese trato y se acostumbró a las migajas. No obstante, un día abrió los ojos y su orgullo le dijo que no podía seguir viviendo de las sobras de una relación insana. Tuvo las agallas de soltar, aunque el duelo fue muy cruel, fue lo mejor que pudo hacer por sí mismo. 

Virgo

Ojalá, la vida fuera más sencilla, al menos, que tuviéramos una idea del corazón que nos visita. Eso nos salvaría de entregarnos a gente con carencias, que no tiene ni la menor idea de lo que es amar de una manera sana. A Virgo le costó poner las cosas en la balanza, pero una vez que lo hizo se dio cuenta de que esa relación deterioraba su salud mental. Fue muy difícil, porque ya no era amor, era apego y decir adiós, en ese caso duele el doble. 

Libra

El amor de Libra es muy incondicional, le gusta entregarse de una manera muy intensa y siempre con la intención de ayudar. Lo malo es que su corazón es tan bueno y comprensivo, que las parejas de su pasado se aprovecharon para darle en donde más le duele. Fue de los que se humilló pidiendo perdón, sin haber tenido culpa. Se desgastó hasta perder la calma, pero esa versión que soportaba todo ya quedó atrás. 

Escorpio 

Son muchas cosas las que Escorpio ha vivido y en su momento le hicieron perder la esperanza de todo, pero no por eso va a ir contando sus desgracias. De hecho, lo que más le molesta es que lo vean como la víctima. Es un signo muy fuerte, pero hay veces en las que su caparazón no resiste y ahí es cuando necesita un poco de ayuda. Tuvo que esconder su orgullo y aceptar que dejar ir a esa pareja tóxica no fue fácil. 

Sagitario

Dicen que el amor no es perfecto, que el dolor viene con él, pero eso no es más que un montón de mentiras que nos han inculcado desde que éramos pequeños. Sagitario, tuvo que aprender que las relaciones fantasiosas no son sinónimo de tranquilidad y si algo te provoca estrés, te está diciendo con todas sus letras que ahí no es. Le partió el corazón aceptarlo, pero finalmente soltó ese amor en medio de la tristeza. 

Capricornio

Lo que más le pesa a Capricornio, es analizar la manera en la que se desgastó por un amor que claramente no valía la pena. Se recuerda ahí, dando lo mejor de sí mismo e intentando comprender. Sin duda, la depresión lo sorprendió en su momento, por más que intentó hacer como que todo estaba bien, se derrumbó. Fue gracias a la soledad que descubrió que no tenía la necesidad de estar viviendo ese calvario. 

Acuario 

Es posible que ante los ojos del resto, Acuario se vea como una persona muy indiferente, alguien que no se aferra al amor y que cuando no se siente correspondido, simplemente, le da vuelta a la página, pero eso no funciona cuando se enamora perdidamente. En ese caso ignora su parte racional y hace hasta lo imposible por mantener la llama encendida. Sin embargo, entendió que nunca es suficiente si el otro no da amor y ahí es cuando debe marcharse. 

Piscis

No cabe duda, Piscis es uno de los signos más bondadosos del zodiaco, pero eso no quiere decir que va a perdonar una y otra vez las malas jugadas de un amor que ni siquiera se hace responsable de sus actos. Se cansó de ser el que siempre buscaba, el que estaba al pie del cañón y hacía de todo para recuperar la sonrisa de quien amaba. Eso le ayudó a entender que amar no es mendigar y que el sufrimiento no es parte del trato, para eso mejor se queda solo.