Sin duda, uno de los enigmas que siguen poniendo a trabajar la mente de los expertos, es el origen del eneagrama, ¿has escuchado hablar sobre él? Se trata de una herramienta que le ha dado la vuelta al mundo y nos da la oportunidad de autoevaluarnos, ¿cuál será nuestra verdadera personalidad? Existen 9 tipos, en los que las personas formamos pensamientos, sentimientos y acciones. El eneagrama nos habla de nuestra parte espiritual, consciente y nuestro desarrollo. Ha sido tan exitoso que tanto la psicología como la psiquiatría lo utilizan como base a la hora de atender a sus pacientes. Al igual que podemos explicar nuestra personalidad a través de los signos del Zodiaco, la psicología ha buscado la manera de explicar sus 9 personalidad. Vamos a ver el eneagrama y los 9 tipos de personalidad, ¿cuál serás? 

1.- El perfeccionista 

El perfeccionista es aquella persona que analiza de forma minuciosa cada uno de sus pasos, porque le aterra cometer algún error. Es la persona que se exige demasiado, no hay peor crítico que él mismo y su ansiedad se desborda cuando no tiene el control. Es quien siempre deslumbra por su conocimiento y sus objetivos. Puede llegar a ser muy extremista, compulsivo y apegado a lo metódico. Algo negativo es que tiende a guardar resentimientos. 

2.- El amable 

El amable es aquel que tiene la bondad en el alma, quien disfruta de ayudar a los demás, incluso cuando no se lo piden. No obstante, puede llegar a ser muy controlador de vidas ajenas, se enfoca demasiado en la vida del otro y deja de lado sus propias prioridades. Es quien se siente satisfecho cuando alguien lo necesita, ser indispensable es su objetivo. Puede llegar a modificar su forma de ser para complacer y es muy empático. 

3.-  El triunfador 

El triunfador es el que brilla, el que siempre sobresale del resto y trabaja duro por lo mismo. Es la persona que se gana la admiración y el cariño de los demás, por todo lo que ha logrado. De ahí que su día a día es muy desgastante, su interés primordial es su trabajo, tiene una actitud competitiva, quiere ser eficiente y le aterra el fracaso. Se ha creído  la idea de que es lo que hace, dejando de lado sus emociones y pensamientos. 

4.- El sensible  

El sensible es aquel que le agrega un toque soñador a todo lo que hace, quien no conoce límites cuando se trata de conseguir lo que quiere, le gusta lo inalcanzable y demostrar que sí se puede hacer algo más de lo que todo mundo hace. No obstante, estamos hablando de una persona que se ha encargado de crear un personaje, no existe su esencia, su autoestima es baja. Le cuesta trabajo afrontar las adversidades y siempre lo hace con drama, es profundamente emocional. 

5.- El observador 

Desde lejos mejor, el observador es aquel que prefiere su espacio y no inmiscuirse a nivel profundo. Es el que decide poner una coraza porque no quiere mostrar sus emociones y, por lo tanto, pone límites ante el contacto. Es de los que se mantiene alejado, un tanto ermitaño, en su entorno es donde puede analizar cada detalle a su alrededor, tiene sed de conocimiento pero no lo comparte. 

6.- El leal 

El leal es quien siempre está con la ansiedad al borde de los cielos, es el que se mantiene firme y no muestra su lado vulnerable a cualquiera. El tipo de persona que no confía en nada ni nadie, porque les aterra ser traicionado. Son de los que piensan mil veces antes de actuar y meten las manos al fuego por los que más los necesitan. Les gusta ser líderes y tienen miedo a su propia ira. 

7.- El entusiasta 

El entusiasta es el idealista, el romántico, el que tiene sutileza en todo lo que hace. Tiene unas ganas desesperadas de demostrar que lleva una vida de ensueño y, por lo tanto, busca desenvolverse en ámbitos que le den satisfacción. Siempre en busca de aquello que eleve sus niveles de alegría, son el tipo de persona que huye del dolor, que detestan las discusiones y su forma de defenderse es por medio de su optimismo exagerado. 

8.- El líder 

El líder es aquel que siempre está en busca de dominar, tiene un lado impulsivo que roba la atención de todos. Son los que se esconden detrás de tanto poderío e intentan proteger a algunos para tener aliados. Son los que exigen atención y que no permiten que nadie se meta con los suyos. Su vida está llena de reglas, les gusta que las cosas se hagan como ellos digan y no conocen de grises, es blanco o negro. 

9.- El mediador 

El mediador es el que tiene el don de poner las cosas en la balanza, se le da de forma fácil estar de los dos lados en medio de una discusión. Son los que prefieren ser parciales ante todo y su objetivo es evitar el conflicto. El tipo de persona que se siente en paz con la rutina y se altera cuando las cosas cambian. Su paciencia destaca del resto, tanto que pueden llegar a ser un tanto retraídos, sólo por evitar que las cosas se compliquen. 

Y bien, ¿con cuál te identificas? Esto es sólo para darnos una idea de nuestras debilidades y fortalezas, siempre podemos mejorar.