• Tienes una forma de pensar y actuar que hace que te ganes el respeto de los demás. Todos saben ver que eres alguien sólido, firme, responsable y de toda confianza.

  • Como líder eres decidido, prudente, perseverante y organizado. Todo eso hace que los demás no sólo te sigan, sino que lo hagan totalmente confiados en que lo que tú controles va a estar bien hecho.

  • Tu tenacidad es la que te lleva a llegar al final, a no dejarte influir por lo que piensan los demás, ni por los obstáculos ni por el camino fácil. Lo que tienes en mente es el objetivo máximo y vas a por él a muerte. Siempre consigues tus metas, Capricornio.

  • Tener cierto control por lo que sientes te ayuda a tener la mente despejada de estados de ánimos fluctuantes o de sentimientos y dramas sentimentales. Todo eso no te impide disfrutar de tus sentimientos, pero siempre controlando.

  • Protegerte tanto de que te puedan hacer daño dice de ti que eres alguien sensible y eso hace que los demás te valoren de forma diferente. Ven que tras la barrera que pones hay una gran corazón que tiene miedo. Y les pareces más humano.

  • No trabajas ni haces nada que no creas que debas hacer, pero eso no quita que te resulte muy estimulante que se se valore tu trabajo, tu esfuerzo y tu tiempo. Sobre todo porque se lo restas a tu vida personal, cosa que los demás no sacrifican como tú.

  • Trabajas bien porque te organizas bien para que los riesgos que tengas que asumir sean los mínimos. Y los pocos que haya, los asumes con valentía. Eres prudente y precavido para que no haya sorpresas de última hora.

  • No te importa hacer el trabajo de los demás si eso ayuda para que algo se haga o se resuelva. Aunque te gusta que las responsabilidades se repartan cuando haya errores. Quizás los cometieras tú pero porque estabas haciendo el trabajo de otros.

  • Tener en cuenta la parte más negativa de una situación te ayuda a controlar mejor, a ser más realista y a estar mejor preparado para lo que venga detrás. Si se trata de conseguir el éxito todo debe servir para conseguirlo.

  • Las personas que se acercan a ti y quieren ser tus amigos, parejas o compañeros de trabajo tienen que hacerlo siendo sinceros y con buenas intenciones. Tú eres muy práctico y quieres oír la verdad, no hacerte ilusiones ni vivir entre fantasías porque la gente es muy dada a prometer (para luego no cumplir lo prometido).

  • Tomas las decisiones de tu vida de forma bien meditada, y aunque pidas tiempo, lo crees necesario para no cometer ningún error. Contemplas todas las posibilidades posibles para minimizar cualquier riesgo.

  • Tienes una capacidad para organizarte con mucho método, orden y sentido común. Y eso te sirve tanto para trabajar, como para organizar tu vida, como para relacionarte con los demás. Y si suena frío, de alguna forma lo eres. O mejor dicho, eres tranquilo, paciente y templado. ¿Y qué?

  • Te gusta que se te vea como alguien que se toma la vida en serio. Y si hace falta, también con alegría. Lo que no te va es lo de tomarse la vida en broma y ponerse serios sólo de vez en cuando.

  • Tomarte tu tiempo te sirve para pensar bien en lo que hacer, para hacer las cosas de forma tranquila, para disfrutar de lo que estás haciendo y para asumir los problemas

  • Eres reservado pero porque ser así te sirve para que quienes saben de ti no lo utilicen en tu contra. ¡Cuántas veces que no lo has sido, y siempre ha habido alguien que ha aprovechado la información y datos sobre ti para hacerte daño!

  • En lo que haces sueles ser el mejor. Y si no eres el mejor, es porque prefieres estar en un segundo plano, pero para disfrutar más con lo que haces. Porque ante todo, se trata de disfrutar en la vida con el trabajo que a uno le toca hacer.

  • Aunque no demuestres tus sentimientos, los tienes y bien profundos. De hecho, tu gente son de las cosas más importantes de tu vida y por ellos serías capaz de cualquier cosa.

  • Aguantas bien las adversidades. Eres fuerte mentalmente y estás preparado para casi todo. Y cuando las fuerzas fallan, sabes reconstruirte por dentro, alejarte por momentos, pero volver más fuerte que antes de estar mal.