EL LADO BUENO DE LIBRA

  • Eres un compendio de diplomacia, encanto y bondad que hacen que te sea muy fácil relacionarte… con éxito además. Hay signos que se relacionan muy bien pero suelen tener problemas con la gente. Tú no. Tú te llevas de muerte con todo el mundo.

  • Te gusta ver el lado positivo de las cosas pero es que además, no sabes verlo de otra manera. Debe ser porque aprecias más lo que funciona, lo que es bonito o lo que está bien que todo lo contrario. Buscar lo negativo suele estropearlo todo. Y eso no te gusta nada.

  • Sabes decir lo que no te gusta con la suficiente diplomacia y tacto como para no herir a nadie.

  • Te dejas influenciar por los demás lo suficiente para no crear problemas de más. Pero en lo que tienes claro no es tan fácil que cedas ante lo que quieren los demás.

  • Te gusta que te admiren pero es que sueles despertar admiración por tu forma de vestir o de relacionarte. Por tus gustos o por cómo has decorado tu casa.

  • Muchas personas confían en ti por tus consejos. Y eso que se supone que los Libra son desequilibrados y por eso buscan el equilibrio. Nada más lejos de la realidad. Buscáis más equilibrio del tenéis pero porque eso os ayuda a estar mejor.

  • En el amor seduces a la primera, igual que seduces a las personas que te acaban de presentar. Para determinadas personas, tienes un imán muy poderoso que combina la dulzura de una forma de ser con una rebeldía encantadora. Nada agresiva. Sería algo así como decir “por ahí no paso, pero lo diré en su justo momento, y tampoco necesito gritar para que se me oiga”.

  • Eres un mediador perfecto allí donde otras personas no se ponen de acuerdo. Sabes escuchar a todas las partes, pensar en todas las posibilidades de cada situación y guiar a todos para que tomen las decisiones que más les favorezcan.

  • Tu estabilidad emocional es una búsqueda constante en la que vives. Ni estás mal pero tampoco sientes que tienes todo lo que necesitas.

  • Eres sociable por naturaleza pero es que además te gusta la gente, y además no te gusta estar solo, y además eres feliz teniendo muchos planes, y además…

  • A la hora de trabajar sabes combinar muy bien las responsabilidades personales con las ventajas de trabajar en equipo. Tu forma de liderar los equipos es trabajando tanto como los demás pero recogiendo las habilidades de cada uno para unirlas en el resultado final.

  • Haces fácil la amistad adaptándote a todos los planes, siendo flexible para adaptarte a muchos tipos de caracteres y teniendo mucha disposición para que todo salga bien. Si algo sale mal no será por tu culpa.

  • Con los defectos de los demás eres muy tolerante por eso aguantas bien a todo el mundo. Es por una gran capacidad que tienes de ponerte en el lugar del otro.

  • Eres muy extrovertido, te apasiona conocer gente nueva. Sientes que cada una de las personas que han pasado por tu vida te han aportado algo importante, malo o bueno, y por eso, eres como eres.

  • Le das mucha importancia a las relaciones de pareja y al trabajo en equipo. Para ti, individualidades las justas. Crees que en la unión se consiguen más cosas que yendo por libre por la vida.

  • Te gusta entregarte a los demás y que se conviertan en alguien importante en tu vida. O no tan importante pero te gusta darles un espacio. Por eso, a la hora de comprometerte, te gusta tomarte tu tiempo para saber a quien le vas a entregar ese espacio, tu tiempo y un trocito de tu corazón.

  • Te gusta elegir el camino fácil para las cosas. Y defiendes esta postura a capa espada. Sobre todo, porque después de pensarlo mucho has llegado a la conclusión de que lo importante es la meta. Y que cada uno debe elegir su camino para llegar a ella. Tú eliges el tuyo y que cada uno haga igual.

  • Prefieres elegir tus objetivos sin tener que hacerle daño a nadie. Conseguirlos a costa del que alguien sufra o lo pase mal estropearía el buen sabor de la victoria. Bueno, en realidad es que no considerarías que de esa forma fuera una victoria.