Cuando alguien te atrae la edad es lo de menos, porque vuelves a sentir ese nerviosismo como la primera vez. Entras en una encrucijada, quieres gustarle y al mismo tiempo te da miedo arriesgarte. La razón es muy simple, no quieres que te rechacen y es por ello que te esfuerzas un poquito más en ganar su atención. No es que finjas ser alguien que no eres, es  que tu paciencia y amor se hacen presentes. Ese es el lado de los signos que solo conocerá la persona que les gusta:

Aries 

La mayoría de la gente se queda con la idea de que tu carácter es de pocos amigos, porque cuando la intensidad te visita te vuelves el malo de la historia en un segundo. Definitivamente, no quieres que la persona que te gusta se sienta intimidada, así que le bajas unas cuantas rayitas a tu lado oscuro. Es posible que tu parte servicial tome el control, te vuelves más atento, dulce y tierno. Te importa mucho que se lleve una buena impresión de ti, así que eres capaz de abrir tu corazón. Porque tú sabes que detrás de tu alma feroz se esconden un montón de sentimientos encantadores. 

Tauro 

Eres el controlador que tiene que respirar profundo antes de dejarse llevar frente a la persona que le gusta. Tauro, estás acostumbrado a que las cosas te salgan tal y como las planeas, pero cuando no es así tu mal genio habla por ti. Por supuesto, que durante el cortejo eres más cuidadoso, no quieres que se rompa la ilusión del enamoramiento por tus miedos de saber qué es lo que va a pasar. Cuando alguien te gusta en verdad inviertes más tiempo en conocer nuevos sitios, preparar su comida favorita o ver una buena película. Se nota que te traen de cabeza, porque le dejas las cosas al destino y le das un buen respiro a tu agenda. 

Géminis 

Tú que siempre elevas la mirada, que no te dejas manipular por nadie y que amas que tu lado atrevido tome el control, haces excepciones. Hay amores que te endulzan tanto el oído y te aceleran el alma que rompes con tus propios esquemas. No siempre tienes que ser el loco del zodiaco, también tienes tus ratos de seriedad, porque no quieres que la persona que te gusta sienta que sólo es un juego para ti. Cuando en verdad estás enamorado, haces lo que sea para demostrar lo mucho que valoras su compañía. Si es necesario guardar la calma y no caer en los excesos lo harás. Amas que esa persona sepa que eres único y que tus conversaciones hipnotizan, pero no quieres que piense que huyes del compromiso. 

Cáncer 

Digamos que a ti te pasa un poquito diferente que a los demás cuando se trata de entregar el corazón. Tú sabes que no te es complicado amar desde tus raíces, no te paraliza dar lo mejor de ti, pero… has aprendido que la gente no suele estar preparada para tu transparencia, se asustan cuando ven a alguien tan decidido y por eso no quieres que la persona que te gusta crea que eres demasiado intenso. Así que te vas lento, con un poco de desconfianza, porque también quieres definir si el otro está tan interesado como tú. Quizás esa persona te sienta un poco frío, pero una vez que descubras que todo es sincero, debe prepararse, porque le darás lo mejor. 

Leo 

Por lo general, Leo, tú eres el domador, es difícil que alguien te haga salir de tu centro, porque confías mucho en lo que haces y en cada una de tus habilidades. Tu seguridad es un imán para aquellos que quieren mejorar en todos los aspectos de su vida. Sin embargo, la persona que te gusta puede llegar a conocer un lado tuyo que el resto no. Y es que tiene el don de ponerte nervioso a tal grado que hasta olvidas lo que dices. Es tu corazón el que se apodera de todo y quisieras desbordar tu amor sin pensarlo. Te cuesta mucho hacer como que no pasa nada, la emoción te gana, y amas cuando los demás conocen a esa persona especial. No puedes evitarlo Leo, se te notan los corazones en la mirada. 

Virgo 

No eres el tipo de persona que se deja impresionar, tu inteligencia es mucho más grande como para caer en la trampa de cualquiera. Te gusta ser exigente con tus parejas, cuando empiezas a tratarlas, es porque ya antes estuviste analizando los pros y contras de estar a su lado. Eres así, no te tomas nada a la ligera y mucho menos la cuestiones del corazón, porque sabes que un paso en falso puede hacer que tu mundo se venga abajo. Sin embargo, cuando te sientes muy atraído puede que pierdas el piso. Te conviertes en un Virgo que se deja llevar y te olvidas de los estándares. Te gusta esa sensación, pero al mismo tiempo te asusta, porque no quieres que nadie te domine. 

Libra 

A decir verdad a ti el amor te inquieta, te hace preguntarte si realmente estás preparado para dar un paso tan importante. Eres un signo que ama su individualidad, no te molesta pasar tiempo contigo, porque sabes que cada día puedes aprender algo nuevo. Cuando alguien te gusta te sientes inseguro, tu mente te hace creer que quizás no eres suficiente o que esa persona sólo llegará a romper con tu equilibrio. Ese lado de ti puede asustar, porque te ven un poquito distante, sin la intención de comprometerte de verdad. Libra, sé que tú y las decisiones no se llevan muy bien, pero de esto se trata el amor. A veces, hay que lanzar la moneda al aire y si no cae lo que esperabas hay que seguir sonriendo. No queda más. 

Escorpio 

Vaya que eres demasiado minucioso a la hora de amar, no eres de los que se engancha por un simple momento de pasión. Escorpio, tú sabes que cuando dos cuerpos se entienden no siempre es sinónimo de amor y por eso prefieres ser desconfiado antes de entregar el corazón. Conforme avanza la relación te sientes más seguro, pero necesitas más hechos que tiempo. En ese caso la persona que te gusta sí puede llegar a conocer un lado único de ti, el dulce, emocional, el que pone a los que ama por encima de todo. Es claro que no huyes del amor, huyes de los que no saben entregarse y que sólo descargan sus vacíos en los demás. 

Sagitario 

¿En dónde te apagas? Seguramente, muchos te han hecho esa pregunta, pues no entienden de dónde sacas energía para seguir adelante después de tantos bajones. Ese eres tú, el que es capaz de ver el lado bueno de las cosas aunque estés en medio del dolor. Dejas que la vida te arrastre hasta el sitio que le apetezca y tratas de no involucrar emociones a fondo. Sin embargo, cuando alguien te gusta la cosa cambia. Ahí es cuando el enamorado que llevas dentro se hace presente y ya no eres tan aventurero como siempre. Digamos que inviertes tu tiempo en conocer a esa persona, no quieres distracciones y descubres que no estaría tan mal sentar cabeza con alguien que vale la pena. 

Capricornio  

Estamos acostumbrados a ver un Capricornio muy centrado, el que siempre tiene algo que hacer y que no permite que las personas tengan alguna opinión sobre sus decisiones, al menos, no se toma el tiempo de escucharlas. Sin embargo, cuando alguien le gusta despierta su lado romántico, el que puede perderse en una canción bonita o un mensaje por las mañanas. Tienes tu lado dulce, amoroso y pasional, pero eres muy especial cuando se trata de elegir a la persona que lo va a conocer. Sabes que amar se toma con riendas fuertes, pero de vez en cuando no está mal soltarlas. La vida puede ser todo menos predecible y ahí es donde habita la magia. 

Acuario 

¿Enamorarte? Lo primero que haces es preguntarte para qué, pues habitualmente estás muy cómodo con tu soltería, no eres el tipo de signo que necesita compañía todo el tiempo, en especial cuando tienes que justificar cada uno de tus pasos. Pero, cuando alguien realmente te mueve a nivel mental, físico y emocional, la cosa definitivamente cambia. Ahí tu lado social se activa y te vuelves el más impredecible, pero en positivo. Te encanta que la otra persona se dé cuenta de que te desvives por su amor.  La mejor versión de ti empieza a apoderarse de todo y tu mayor objetivo es que esa persona sonría a cada momento. Ese es el Acuario que engancha, el que se olvida de la distancia para amar de verdad. 

Piscis 

La cosa es simple, tú tratas como te tratan. La  gente suele tener la idea falsa de que sólo estás de brazos cruzados esperando que alguien te hable bonito, para dar lo mejor de ti. Están muy equivocados, tienes algo a tu favor, la intuición, y esa no te deja caer fácilmente. Aunque, cuando alguien atrapa tu corazón te vuelves el más travieso del mundo, despierta tu niño interior y lo único que quieres es disfrutar el momento, mientras haces que esa persona se sienta el ser más especial. Sin duda, eres un consentidor, amante de las locuras y de todo lo que aumenta tus ganas de ser mejor. Quieres que tu pareja se sienta satisfecha y te esfuerzas mucho para que así sea.