Hay quienes son un amor hecho persona, se les nota la manera en que se llevan con los demás y la luz que derrochan en cada paso. Sin embargo, eso no significa que sean perfectos, también existe el rasgo en tu personalidad que aunque no quieras te mete en problemas. Por lo general, sabes lo que te hace enfadar, perder el control o actuar torpe. Muchas veces no es de forma intencional, es sólo que cuando te das cuenta puede ser demasiado tarde. A todos nos ha pasado y no sólo es incómodo sino también muy vergonzoso. Te dan ganas de desaparecer en ese instante. Cada signo del zodiaco sabe de lo que hablo: 

Aries

Bueno, llega un momento en el que te puedes llegar a sentir muy fastidiado, sobre todo, cuando tratas con personas a las que les explicaste mil veces una situación y siguen de necias. Ahí es cuando te vuelves el doble de obstinado, no vas a dejar que nadie te gane y mucho menos si sabes que tienes la razón. Lo malo es que pierdes el control, no escuchas a nadie y sólo te enfocas en tener la última palabra. Eso puede meterte en problemas porque la gente te juzga de egoísta, alguien que no tiene el valor de trabajar en equipo y cuando menos te das cuenta ya te excluyen de algunos eventos. No es que seas de mente cerrada, es que si te encienden ya nadie te apaga y sólo se activa tu instinto cavernícola. ¡Aguas! 

Tauro  

Si hay alguien que tiene el don de aparentar que todo está bien, ese es Tauro. A simple vista es el signo que honra la serenidad y siempre tiene una opinión neutra de cualquier situación, porque detesta verse envuelto en conflictos, en especial cuando se trata de chismes. Sin embargo, su rasgo tóxico es cuando su humor cambia en un abrir y cerrar de ojos. Es mejor que aproveches porque su botón de socializar se desactiva en el momento menos pensado. Desde luego, no quieres ver a un Tauro enojado, hablo muy en serio, no quieres, porque no se toca el corazón y va directo a hacer pedazos a quien se le atraviese en el camino. Ahí es cuando puede terminar hiriendo a personas que ni siquiera tienen la culpa de nada. Tauro, puede ser tan voluble que hasta él mismo se desespera de sus arranques. Lo mejor es que le des su espacio, porque si lo presionan puede ser peor. 

Géminis 

Tu perspectiva es un abanico de colores, ¿qué puedes hacer ante ello? La verdad es que para ti cada día es una nueva vida, lo pasado pisado y no te gusta engancharte para nada en cuestiones que ya no tienen solución. Sin embargo, eso de aplicar el borrón y cuenta nueva de una manera tan drástica, puede ser la razón por la que termines en problemas. Porque la gente que te busca se siente muy inestable ante tu manera de actuar. Realmente no están seguros si los quieres o no. Además, tus consejos se los lleva el viento, hoy puedes decir algo, pero mañana opinar todo lo contrario, eso hace que salgan huyendo. Está bien que seas tan liberal, pero no exageres, porque cuando menos pienses puedes terminar hecho pedazos, cuando te des cuenta de que la persona que sí valoras se marcha. 

Cáncer 

Todo puede parecer color de rosa cuando la estabilidad emocional está de tu lado, realmente no tienes problema en convivir, incluso tu lado dulce y amoroso se vuelve un abrigo para la gente de tu alrededor. Sin embargo, basta que algo te haga sentir inseguro para que toda la armonía se derrumbe, un pequeño detalle te puede cambiar el ánimo en segundos. Sabes que la ansiedad te puede mentir de una manera muy cruel, pero al mismo tiempo algo te impide mantenerte firme y le terminas creyendo. Es importante que trabajes en tu amor propio Cáncer, que no permitas que nadie te haga sentir inferior. No tengas miedo a decir que no y a poner límites, porque en el momento que lo hagas la gente que no vale la pena se marchará de tu vida. 

Leo 

Vamos, no es que Leo tenga un demonio en su interior, bueno… quizás un poquito. Lo que pasa es que es un signo muy temerario, cuando se plantea una meta se esfuerza el doble para cumplirla en un tiempo mínimo. Leo, es sumamente inteligente y su instinto de líder hace que tenga a quien se le antoje en la palma de su mano. Lo malo es que puede caer en la manipulación. Si a eso le agregamos que tiene un sentido del humor increíble la cosa se pone mejor, porque la otra persona ni se da cuenta cuando estás actuando sólo bajo tu conveniencia. A veces, tienes que bajarle dos rayitas a tu ego, porque hay mucha gente que se acerca a ti con buenas intenciones y no merece esa parte tan ambiciosa de ti. Lo bueno es que has sabido detectarlo y te calmas cuando esa sombra se hace presente. 

Virgo 

Vamos a poner las cartas sobre la mesa, eres un signo que no se anda para nada con rodeos y que cuando quieres que las cosas se hagan de una manera no quitas el dedo del renglón hasta que se cumplen, pero… tienes que estar consciente de que no todos pueden ni quieren ir a tu paso y es totalmente respetable. Tu rasgo de personalidad terrible es cuando te molestas con la forma de ser de la otra persona. No todos son perfectos, ni esperes que respondan de la misma manera en que tú te entregas. Al final, si te pones de necio la persona que más va a sufrir con ello eres tú. La vida no se trata de un rompecabezas en donde las personas se convierten en tus piezas favoritas a la hora de jugar. A veces, tienes que dejar que las cosas fluyan y aprender a amar al otro tal y como es. 

Libra 

Lo siento, sin embargo, alguien te lo tenía que decir Libra, por favor deja de querer solucionar la vida de todos a tu alrededor. Te cuesta mucho decir que no, porque tu chip añejo te dice que debes actuar como te gustaría que alguien lo hiciera contigo en ciertas situaciones, pero, ¿qué crees? Eso rara vez sucede, la gente reacciona desde su forma de amar y punto, no puedes exigirles más, porque es todo lo que te pueden dar y si esperas otra cosa saldrás decepcionado. Libra, tu peor rasgo es que no tienes el valor de ponerte como prioridad, vas por la vida cayéndote y todavía te detienes para intentar levantar a otros y ahí es cuando poco a poco te vas hundiendo. Por favor, entiende, no es egoísmo, es darte el sitio que te mereces y ponerle un alto a toda esa gente que se acostumbró a colocar sus responsabilidades sobre tu espalda. 

Escorpio 

Una línea muy delgada entre decir lo que piensas y ofender al otro. La verdad es que son contadas las personas en este mundo que están listas para escuchar lo que sale de tu boca, porque no te andas por las ramas y lo mismo dices cosas estando feliz que enojado, pero con la honestidad por delante. Lo malo es que tu opinión no siempre es bienvenida, porque te cuesta trabajo maquillar las cosas, lo dices sin el menor tacto y ahí es cuando la gente suele sentirse herida. Son muchas las historias en las que ese rasgo tuyo te ha metido en problemas, así que, prefieres omitir algunos de tus pensamientos para llevar la fiesta en paz. Sin embargo, que algo quede muy claro, tú no eres de los que puede confiar en alguien que no tolera la verdad. Eso te hace darte cuenta de que es mejor estar solo que con falsas compañías. 

Sagitario  

En primer lugar, eres el tipo de persona que no se lleva para nada con los conflictos, cuando sientes la mala vibra simplemente te alejas y te enfocas en algo que te llene de sonrisas. Lo malo es que puedes llegar a caer en el positivismo tóxico, porque por empeñarte en que nadie te haga sentir mal, terminas evadiendo los problemas y eso no es para nada sano, porque tarde o temprano el vaso se llena y se va a derramar. El hecho de que no te obsesiones con las cosas, no significa que esté mal dar la cara, en especial porque la gente se da cuenta de que no haces nada y que al final siempre sonríes, lo que puede hacer que se aprovechen para descargar toda su mala energía en ti, y eso a la larga lo único que hará es robarte tu estabilidad mental, física y emocional. 

Capricornio 

Eres el tipo de persona que no permite que nadie opine sobre su vida, cuando tienen la intención de manipular simplemente les pones un alto en seco. Sin embargo, lo que más detestas es que cuestionen tu relación con el dinero, realmente es un tema muy sensible para ti y no vas a dejar que otros te digan en qué lo tienes que gastar o invertir. Lo malo es que no siempre tienes autocontrol en eso, hay momentos en los que tu locura empieza a comprarse un capricho tras otro y argumentas que para eso trabajas. Sí, es cierto, te esfuerzas demasiado, pero recuerda que tantas horas de trabajo es tiempo que ya no regresa, ¿realmente vale la pena invertir el dinero que ganas en cosas tan superficiales? Hay otras cosas que te pueden llenar de alegría y al mismo tiempo guardas momentos inolvidables. 

Acuario 

¿Tomarse la vida en serio? Ni que fuera el trabajo. Acuario es el signo que tiene la valentía de conectar con su niño interior y no soltarlo, son pocos los que pueden hacerlo. No deja que la opinión de los demás interfiera en su forma de ser, pero… eso hace que se gane la fama de inmaduro, poco comprometido e inestable. Es importante que encuentres un equilibrio, no para darle gusto a los demás, para que a la hora de que tengas que decir algo no tomen tus palabras a la ligera. Ponerse firme de vez en cuando y seguir las reglas no le hace daño a nadie. No siempre se trata de ser el rebelde que no se deja dominar. Es tu vida, tu esencia y no le debes explicaciones a nadie, sólo sé un poco más atento con la gente que sí valoras. 

Piscis

Las emociones al máximo nivel te pueden poner entre la espada y la pared. Tú lo sabes Piscis, cuando tu sensibilidad toma el control se vuelve la mejor amiga del drama y ahí es cuando nadie te detiene. No es que seas explosivo, pero no piensas callarte sólo para fingir que todo está bien. El problema es que muchas veces dices cosas porque te dejas llevar por el momento, aunque no las sientas realmente. Digamos que llega un punto en el que te sientes acorralado y lo único que quieres es que la otra persona sienta un poquito de tu coraje, pero… se te pasa la mano. Es importante que respires profundo, huyas antes de decir cosas irreparables, porque sabes muy bien que muchas veces las palabras duelen más que nada. En el fondo sabes que la crueldad y tú no se llevan bien, por favor no te hagas daño ni a los tuyos.