No hay cosa más difícil en esta vida que aceptarnos tal y como somos, sobre todo, si son aspectos de nuestra personalidad que van en contra de nosotros. A veces no nos damos cuenta de que nuestras propias actitudes repercuten para mal en nuestra vida y así nos va… Si quieres saber cuál es el rasgo de tu personalidad que te convierte en tu propio enemigo según tu signo, solo tienes que seguir leyendo para descubrirlo:

ARIES

Aries, el exceso de confianza puede llevarte a un camino lleno de obstáculos. A veces también es bueno escuchar a los demás y ver que consejos tienen para ti. Eres una persona muy fuerte y crees que puedes con todo, pero esa creencia a veces te hace pasarlo realmente mal porque la realidad es que no puedes con todo. Aries, te conviertes en tu peor enemigo porque no eres capaz de pedir ayuda cuando la necesitas, tienes que abrir un poco más tu mente. 

TAURO

Tauro, te encanta mantener los pies en la tierra porque tienes miedo a cometer locuras. Eres bastante responsable, tienes la cabeza bien amueblada y no te gusta salir de tu zona de confort, pero a veces es necesario. Tauro, te conviertes en tu peor enemigo porque te niegas a vivir experiencias inolvidables por el miedo de hacer el ridículo. Tienes que abrir tu mente y dejarte llevar más, a veces el no pensar tanto las cosas puede traerte la clave para conseguir hacer realidad todos tus sueños. 

GÉMINIS

Géminis, estás atrapado entre dos mentes, la que te dice que eres perfecto y la que está llena de inseguridades. Desgraciadamente normalmente gana la de las inseguridades. A veces tienes una imagen muy mala de ti mismo y eso te hace perder muchas oportunidades. Géminis, te conviertes en tu peor enemigo porque solo te centras en lo malo y no eres capaz de ver todo lo bueno que tienes tanto en tu interior como en tu exterior. Géminis, tienes que aprender a valorarte más. 

CÁNCER

Cáncer, tienes la manía de creer que todo el mundo es bueno y no todos los que se te acercan lo hacen con buenas intenciones. Tienes un corazón que no te cabe en el pecho y siempre le das primeras y segundas oportunidades a todo el mundo. Cáncer, te conviertes en tu peor enemigo porque eres demasiado confiado. Todo el mundo se aprovecha de tu bondad para sacarte todo lo que pueda y eso tiene que cambiar. Cáncer, intenta tener los pies en la tierra para no regalar tu cariño a quien no se lo merece. 

LEO

Leo, a veces estás tan centrado en tu propio mundo y en destacar que te olvidas de que hay personas a tu alrededor. Puedes parecer un poco egocéntrico, prepotente y creído, pero es solo porque te amas demasiado. Leo, te conviertes en tu peor enemigo porque a veces puedes ser bastante egoísta. Eso hace que todos los que te quieren están cansados de ese lado tuyo y muchas veces quieran estar más lejos de ti que cerca. 

VIRGO

Virgo, te gusta analizarlo todo al detalle y eso te convierte en un gran consejero porque siempre tienes controlados los distintos puntos de vista, pero a veces te conviertes en una persona demasiado crítica. Virgo, eres tu peor enemigo porque no tienes filtro a la hora de decir las cosas. Esta bien decir lo que se piensa y hacer críticas, pero siempre que sean constructivas. No puedes ir criticando todo lo que hace la gente porque al final te vas a quedar más solo que la una. 

LIBRA

Libra, eres una persona encantadora, siempre estás pendiente de que todo el mundo esté bien. Te cuesta mucho tomar decisiones y eso puede ser tu talón de Aquiles. Libra, te conviertes en tu peor enemigo porque eres demasiado imparcial. Te cuesta mucho posicionarte a la hora de tener que apoyar una causa o la otra y eso hace que la gente desconfíe un poco de ti. Libra, a veces no queda otra que mojarse, no puedes quedar bien siempre con todo el mundo. Métetelo en la cabeza. 

ESCORPIO

Escorpio, eres una persona a la que no le gusta demasiado compartir tu vida íntima. Te gusta crear misterio y ver que los demás siempre quieren saber más de ti, pero eso a veces cansa. Escorpio, te conviertes en tu peor enemigo porque eres incapaz de confiar en los demás y hablar de tus cosas. Eso te lleva a encerrarte cada vez un poco más en ti mismo y te hace ser una persona fría y distante de primeras cuando no lo eres. Toma nota y cambia algunas cosillas. 

SAGITARIO

Sagitario, eres una persona ambiciosa, no te importa reconocerlo, siempre quieres lo mejor. Eres aventurero, te gusta el riesgo y siempre buscas la mejor manera de divertirte. Sagitario, te conviertes en tu peor enemigo porque no tienes las consecuencias de tus actos. Te da absolutamente todo igual mientras tú consigas lo que quieres. Haces lo que sea por satisfacer tus deseos y necesidades, y eso, puede pasarte factura a la hora de tus relaciones. Tú sabrás lo que haces…

CAPRICORNIO

Capricornio, tienes las cosas muy claras. Sabes lo que tienes que hacer en todo momento para que las cosas salgan bien. Eres muy meticuloso, observador e inteligente y eso no te permite salir de tu zona de confort. Capri, te conviertes en tu peor enemigo porque no te permites dejarte llevar y experimentar cosas nuevas. Estás cómodo con tu rutina, pero a veces es necesario sobrepasar tus límites para poder descubrir qué es lo que hay dentro de ti. 

ACUARIO

Acuario, te encanta que la gente te admire, aunque tú vayas por libre. La idea de que todos te quieren tal y como eres te encanta. Estás súper orgulloso de ser quien eres y eso está bien, pero a veces te olvidas de que existen más personas en este mundo a parte de ti. Acuario, te conviertes en tu peor enemigo porque siempre haces lo que te da la gana sin tener en cuenta la opinión de los demás. Sabes que te puede traer consecuencias, pero tú prefieres vivir libre y luego ya resolver los problemas que puedan generarse. 

PISCIS

Piscis, eres una persona demasiado emocional, sientes las cosas con mucha intensidad y eso está bien, pero a veces te pasa factura. Eres súper sensible y siempre estás cuidando de los demás. Piscis, te conviertes en tu peor enemigo porque tiendes a dar mucho más de lo que recibes y eso hace que se aprovechen de ti. Tienes que convertirte en una persona más dura y decir “NO” cuando sea necesario. No puedes seguir regalando tu amor a quien no se lo merece. Métetelo en la cabeza de una vez.