Aunque nos cueste hacer autocrítica, todos sabemos de qué pie cojeamos. Pero es mejor preguntar. Porque siempre habrá algún amigo al que podremos preguntarle sobre ese rasgo más negativo de nuestro carácter. Si es sincero nos lo dirá. ¿Y si le preguntamos a varios amigos? ¿Coincidirán o cada uno nos dirá un defecto nuestro diferente? Seguro que quieres conocer cuál es el rasgo más frustrante de cada signo del Zodiaco. Sigue leyendo y dinos si estás de acuerdo o no. 

Aries

Contigo Aries, más de un amigo y de dos seguro que coinciden en que lo que más les exaspera de ti es tu tremenda impulsividad. Esa virtud tuya con la que no tienes competencia en el Zodiaco, la iniciativa, se trastoca en su forma más negativa en una impulsividad que vuelve loco a cualquiera, incluso a veces a ti mismo. Reconoce los problemas que has tenido todas esas veces que has actuado sin pensar, haciendo o diciendo algo de lo que luego te has tenido que arrepentir (con los problemas que consecuentemente le hayas podido crear a los demás). En cuestiones amorosas sumas más de una ocasión en la que te has lanzado a la piscina sin mirar siquiera si había agua. O al revés, ¿cuántas veces has terminado una relación en dos segundos mandando a tu pareja a la mierda? Solo con que pensaras más eso que vas a hacer, ganarías mucho porque cuando arrancas pero con cabeza, te conviertes en la persona más valiente que hay sobre la tierra, y digna de admiración allí por donde vas. 

Tauro

Tauro, lo tuyo y la posesividad van unidos en un perfecto tándem con el que te mueves por la vida. Sí, pero dando muchos problemas a los demás y sufriéndolos tú también. Eres posesivo en pareja, con tu familia, y con los amigos… con tus cosas, con tu dinero y con tus pensamientos. Pero lo peor es que te aferras también a temas del pasado que sacas una y otra vez a relucir creando tensiones que no son nada buenas. Ni te ayudas ni ayudas a nadie con esas cosas. Con el agravante además de que te importa tres narices que alguien te eche en cara ese afán posesivo. Tú no lo ves tan grave y, consecuentemente, no piensas cambiar. Y ahí es cuando mezclas posesividad y terquedad en otro dúo que influye muy mal sobre ti. Y de todo ello, se derivarán problemas de celos, frialdad, malos rollos con los que te rodean y un cabreo continuo por temas que sería mejor olvidar. Menos mal que eres alguien muy inteligente que sabe cuando toca ceder, y aunque te cuesta, cedes muchas veces y eso es algo muy muy bueno de ti. 

Géminis

Géminis, tú, para saber cuál es tu rasgo más frustrante solo tienes que mirar a tu alrededor y ver la cantidad de amigos y de gente alrededor que tienes siempre. ¿Confías en todos ellos? ¿Crees que todos te quieren y aprecian de verdad? Seguro que más de uno se acerca a ti para aprovecharse de tu personalidad, de tu vida social o de tu generosidad. Y ahora al revés, ¿crees que todos confían en ti? ¿les quieres a todos y te importan de verdad? Seguro que no. Y por ahí va el tema, tus sentimientos suelen ser superficiales, y por eso eres capaz de darte a tanta gente. Si fueran profundos no podrías abarcar tanto, y además sufrirías mucho porque estarías expuesto a que muchas personas te hicieran daño. Y optas por darte a todos por encima, superficialmente. Quizás sin quererlo tiendas al egoísmo. Quizás lo llevas bien porque es pura supervivencia, y eres lo suficientemente inteligente para vivir siempre con las espaldas bien cubiertas. Y evitando sufrir, que no es poco. Pero piensa también que a veces es mejor tener menos amigos pero tener amigos de verdad 

Cáncer

Cáncer, todo corazón pero la piel muy fina. Entiendes mucho de emociones y eso te hace ser de esas personas empáticas y cercanas que caen bien a la mayor parte de la gente. Todo el mundo te acaba contando su vida y te buscan porque saben que le vas a dar lo que necesitan. Pero se lo vas a cobrar, y lo vas a hacer con el lado oscuro de tu lado emocional. Una hipersensibilidad que te altera tanto que tiendes al enfado fácil, a los nervios a flor de piel, a perder la calma con el resto y a liarlos unos numeritos en segundos que los dejas con la boca abierta. Por tu cabeza no pasa una situación cualquiera, todo lo enfrentas a nivel sentimientos y te rompes o estallas contra el que menos se lo espera. Con lo bien que se te da calmar a los demás, escucharles y ayudarles a resolver, y lo mal que se te da hacerlo contigo mismo/a. Y la culpa no es la luna siempre, ni de nadie más, no pongas excusas. Modera eso, sabes que puedes, porque otras cosas que quieres ¡bien que sabes cómo conseguirlas!

Leo

Leo, eres el mejor ejemplo para todo el mundo de lo que es quererse, de tener autoestima, de no dejar que nadie te pisotee, de crecerte por encima de las dificultades, de resolver en vez de lamentarse… Pero claro, esa misma virtud tan ejemplar, se puede convertir en tu rasgo más frustrante cuando tu autoestima se convierte, y te convierte a ti en alguien que se cree el centro del universo. Y eso te lleva a actuar de forma egoísta con los demás, imponiendo tus opiniones, tus planes, tu manera de hacer las cosas, eligiendo sitios caros cuando los demás igual no tienen tu presupuesto, siendo muy generoso y molestándote si luego no lo son contigo… Lo bueno es que a veces no eres consciente, y actúas así pero pensando que lo haces por los demás, pensando en favorecerles. Mira, lo puedes solucionar preguntando, no dando nada por hecho. Y todos contentos. 

Virgo

Virgo y sus neurosis. ¿No te lo han dicho nunca? Seguro que sí, aunque igual han sido más específicos y han aludido a tu necesidad de controlarlo todo, a tu continua preocupación que deriva en parecer más inseguro de lo que eres, a tu análisis constante de todo… Y mucho de esta personalidad la llevas dentro. Pero por fuera se te ve siempre como ido, poco centrado en disfrutar de algunos momentos, pensando más en el después que en el presente. La verdad es que quien más sufre con tanto darle a la cabeza eres tú, pero claro, no eres la mejor compañía para tus amigos, ni animas ninguna reunión familiar (siempre dando excusas para no estar ahí), y para tus parejas es un suplicio que siempre tengas algo mejor que hacer que relajarte un poco a su lado. La vida para ti es una pura obligación, y como todo te lo tomas en serio, cuando aflojas un poco, rápido todo se te desmorona cuando ves que no has hecho esto o lo otro. Y vuelves a ponerte serio, en vez de ser más flexible en el ocio y en las responsabilidades. 

Libra

Libra, contigo hay algo que los demás aprecian tanto como odian: eres demasiado complaciente. Esa parte de ti les encanta porque saben que siempre pueden contar contigo, que eres la persona más fácil con la que salir, viajar o conversar de mil temas. En tu caso, te gusta ser así porque te hace tener mil amigos y mil planes siempre, pero algo por dentro te dice que no es tan bueno. Porque no puedes evitar ser así, cuando sin embargo hay veces que no irías a tal sitio, o estarías con tal persona, porque no te apetece, te aburres o te cae mal. Pero eres incapaz de decir NO. Y te da rabia ser tan débil, o poco valiente, indeciso o influenciable. Pero lo dejas correr porque en el fondo, consigues mucho de lo que quieres siendo así: a los demás. No te gusta estar solo/a y te gusta tener muchos amigos. Deberías buscar el punto intermedio en aceptarte como eres y en ser valiente y luchar contra lo que no te gusta de ti. Solo eso. 

Escorpio

Escorpio, tú eres honesto y además sabes lo que es autoconocerse porque estás acostumbrado a vivir mucho hacia dentro. Entonces, reconocerás lo frustrante que resulta para los demás esa parte de tu carácter tan volcánica y aplastante, esa que calla bocas. Y que rematas con tu potente mirada. Para que quede bien claro lo que quieres o no quieres. Conviertes tu carismática personalidad, que atrae a todo el mundo, en una personalidad caprichosa a veces, demasiado dominante y muy vengativa cuando los demás no bailan al son de tu batuta. Actúas como quieres y no tienes en cuenta a los demás, te impones y la excusa es: ¿qué eres Escorpio? Lo bueno de todo esto es que, aunque conoces tu lado oscuro, eres lo suficientemente inteligente para saber cuándo debes parar, frenarte y cambiar. Y lo haces, y muchas veces además, prueba de que también sabes ser flexible cuando te interesa. Y lo haces por los demás más que por ti mismo. Y eso aún es mejor.               

Sagitario

Sagitario, contigo es difícil saber cuál es ese rasgo tuyo tan frustrante para los demás. Se te ve siempre tan optimista y lleno de planes. Pero tú sabes que de tan libre que te gusta ir, eso te impide estar integrado en un grupo o que te duren las parejas. Vas con fuerza y a tu aire, y eso está bien. Pero te mueves mucho por impulso y siempre haciendo lo que te da la gana, con el agravante de que no es algo que hagas inocentemente, sino que eres plenamente consciente de todo lo que haces. Lo haces porque quieres, te dan igual las normas y pasas de lo que piensen los demás. Y esa es tu cruz, que marcas tanto la diferencia entre tú y los demás, que te cuesta tener cerca a verdaderos amigos. No dejas que ellos se consideren a tu nivel ni crees que tú estés al nivel de nadie. En el fondo de todo subyace una tremenda personalidad, carismática y atrayente, que en su vertiente más oscura te hace creerte superior y pensar que puedes imponerte siempre a los demás. 

Capricornio

Capricornio, tu rasgo más frustrante para los demás es ver cómo vas a lo tuyo sin ningún tipo de remordimientos de conciencia. Quizás para tu familia y amigos tengas algo más de sensibilidad, pero a nivel de trabajo, por ejemplo, eres implacable. Tu excusa, muy loable por cierto, es que quieres tener lo que te mereces, eres responsable y puntual con tus obligaciones, y siempre cumples. Y no quieres que nadie eche por tierra todo tu afán. Así de sencillo. La verdad es que llevas razón en tomarte tan en serio tu vida en general. Lo que te falla es la empatía, la sensibilidad, el hacer todo de forma tan fría, dándote igual los demás. Y no solo lo que piensen, sino muchas veces lo que sientan. Delante de ti tienes lo que te interesa, y ahí vas, y lo que haya a los lados ni lo miras. Y no ves por qué tienes que cambiar. Poco más hay que hablar. 

Acuario

El rasgo más frustrante para los demás de ti, Acuario, es muy original, como tú mismo/a. Original porque sorprende, porque nadie lo espera de ti, porque muchos no saben ponerle nombre, pero saben que hay algo en ti como que no… El asunto tiene que ver con esa forma en la que siempre estás dispuesto a ayudar a los demás… y que no es tan desinteresada como parece. Tú, que vas por la vida, no queriendo ponerle nombre a nada, queriendo que todo fluya, que la libertad de cada cual se imponga ante cualquier tipo de normas. Y resulta que caes en el topicazo del mundo mundial haciendo algo por los demás y enfadándote si no te lo agradecen. Le das mucha importancia al comportamiento de los demás, a veces, algo que choca mucho contra el pasotismo que luego vendes. Y en el fondo, no pasas tanto y te gusta ser popular, y tener a los demás contentos y buscándote. ¿Verdad? 

Piscis

Piscis, tú tienes dos extremos entre los que te mueves. Y con los que o caes muy bien o caes peor. Tu lado soñador y sensible, ese con el que siempre recibes a los demás con una sonrisa, es delicioso. Pero enfrente está tu parte realista, que quizás ante tanta realidad se te atragante, y te impregna de pesimismo. Y con ese pesimismo impregnas a los demás. Parece que te cuesta ver el lado bueno de la vida, y lo que no te hace llorar, te deprime, o crees que saldrá mal, o te llevará a aislarte, y encima harás responsable a todos los demás de “todo lo que te están haciendo”. Le echas un drama a la vida que no veas, y te metes mucho con el resto del mundo, pero luego eres muy benevolente en las críticas a ti mismo. Y apareces con una sonrisa que no es tal porque rápido cuentas tu última y negra perspectiva sobre la crisis mundial, las relaciones entre parejas o las comisiones de los bancos