Y tú, ¿qué tanto callas? Todos tenemos un secreto turbio, algo que tal vez nos hace sentir nerviosos o avergonzados. En las profundidades de nuestros pensamientos habita una parte de nosotros que pocos conocen. No siempre somos seres de luz con una sonrisa en el rostro. Hay momentos en los que lo único que queremos es explotar y gritarle al mundo que también necesitamos una mano, escuchar palabras de aliento o simplemente alejarnos de todo. Cada signo del zodiaco lo esconde a su manera, pero sólo aquellos que se esfuerzan logran descifrarlo. Este es el secreto más turbio que esconde cada signo:

Aries 

La gente que sólo te conoce por fuera, sabe que eres una persona muy intensa, con ese espíritu curioso y una energía que deja con la boca abierta a más de uno. La verdad es que en cuanto te conocen te ganas la admiración de las personas, porque les demuestra que en la vida lo más importante es romper con los miedos, enfocarte en lo que quieres y salir a luchar por ello. Sin embargo, hay una parte de ti que escondes, en el fondo tu secreto más turbio revela que eres un ser lleno de compasión, con la sensibilidad al tope y que no siempre eres el ser más fuerte. Hay muchas cosas que te hieren, pero las callas. Aries, sabes que tu carácter determinado es una cosa, sin embargo, tu corazón se rompe fácilmente. 

Tauro 

Para ti no existe eso de las dobles caras, no es algo que esté en tu naturaleza y por lo mismo prefieres mantenerte alejado de ese tipo de personas. Te desenvuelves de una manera muy  honesta, entre menos filtros mejor. La gente suele caer ante tu encanto porque eres muy intelectual, siempre tienes un nuevo dato en tu mente que le cambia la vida a muchos. Sin duda, tus consejos son excepcionales, no juzgas, intentas ponerte en el lugar de la otra persona. Tu secreto más turbio es que no toleras cuando te definen como alguien obstinado. Vamos, sabes que tienes un carácter especial y que cuando te propones algo no hay quien te quite del camino. Pero, es muy molesto que te encasillen, no te aferras a una idea sólo por terco, es porque tienes buenos argumentos para defender tu punto. 

Géminis 

Por fuera, pareces una persona que no siempre tiene las cosas bajo control, sin embargo, tampoco es algo que te quite el sueño. Estás tan acostumbrado a ser señalado mucho antes de que decidan conversar contigo, que ya se te resbala su mala energía. Te han creado la fama de ser cambiante, alguien que no se compromete y que es capaz de traicionar en cualquier pestañeo. Sin embargo, tu secreto más turbio es que tú eres tu peor crítico, es duro aceptarlo, pero a escondidas te dices lo peor y minimizas todos tus avances. La gente te mira tan despreocupado, porque no tiene ni idea de lo que sucede detrás de cuatro paredes. Estás siendo demasiado duro contigo mismo y el silencio puede ser el peor compañero, tienes que parar Géminis, eres mucho más que todo lo que te dicen tus pensamientos. 

Cáncer 

Es casi imposible que alguien no piense en Cáncer al hablar de buenas personas. Tú eres así, siempre viendo por la salud del otro, ayudando a los que más lo necesitan y entregando todo el corazón en tus relaciones afectivas. No lo haces para quedar bien con nadie, realmente es tu manera de ser y la gente que en verdad te conoce sabe muy bien que tu compañía es excepcional. Sin embargo, tienes un secreto turbio, luchas todos los días con tu parte sensible, no te gusta tener un corazón tan noble porque te rompes en el momento menos pensado. Sabes que no eres un ser débil, pero cuando las lágrimas llegan a ti lo hacen de una manera tan arrasadora que te pueden hundir en la tristeza. Te esfuerzas mucho en aparentar que todo está bien, pero por dentro ya no puedes más. Es hora de que lo compartas con alguien Cáncer. 

Leo  

Te gusta romper con las expectativas de la gente, Leo, porque no hay nada que llene más a tu ego que demostrarles que eres capaz de hacer lo que se te antoje. Eres así, gozas de tu libertad y detestas cuando dependes de alguien, por lo mismo no te gusta pedir la opinión de nadie. Sin embargo, eres muy abierto, te gusta conocer personas de todo tipo y tu lado generoso no duda en hacerse presente cuando alguien te agrada. No obstante, tienes un secreto turbio, debajo de ese caparazón valiente se esconde un ser dulce, que muchas veces está malhumorado porque en realidad quiere un abrazo, la mano de alguien que lo ame y  escuchar que todo va a estar bien. Es tu lado sensible, el que puede volverte en un tierno gatito y lo único que quieres es ser mimado. 

Virgo 

Tus pasos están llenos de calma, sin duda, eres de las personas más pacientes de todo el zodiaco. Virgo, tú siempre te mantienes al pie del cañón, no eres de los que tira las cosas por la borda, al contrario, ves la manera de encontrar una solución. Sin embargo, no siempre tu lado zen habla por ti. Hay un secreto turbio que hace que tu cabeza le dé mil vueltas al mismo pensamiento. Te guardas todo, no quieres que los demás se preocupen, pero en realidad pierdes mucho tiempo analizando cuestiones que ni siquiera sabes si van a pasar. Es tu ansiedad la que no te deja conciliar el sueño, la que ha ido guardando información que te duele, pero que tienes miedo a compartirla porque no quieres que te juzguen. No olvidas nada y terminas sufriendo por cosas que sólo suceden en tu cabeza. No es fácil que cualquiera lo entienda. 

Libra 

Eres un alma social, divertida, eres quien tiene el don de desenvolverse como pez en el agua en las relaciones afectivas. Basta con que alguien te interese para tocar su corazón de una manera muy profunda, sabes muy bien encantar a las personas, pero no lo haces con la intención de manipular, es sólo que es muy fácil quererte. Además, la coquetería y la alegría son tus mejores accesorios, realmente te ganas la admiración de muchos, aunque la mayoría de las personas no lo diga. Sin embargo, tienes un secreto turbio, puedes llegar a juzgar demasiado en tu mente. Esto no lo haces con mala intención, es gracias a tu lado indeciso, que hace que antes de que le abras las puertas a alguien en tu vida, analices los pros y los contras de todo. Digamos que en tu interior habita un perfeccionista que pocos conocen. Quisieras que todo salga tal y como lo imaginas, aunque es muy complicado. 

Escorpio  

Ojalá las malas lenguas se pusieran tan sólo un segundo en los zapatos de un Escorpio. Quizá sus críticas quedarían por los suelos porque juzgan sólo porque sí. Escorpio puede llegar a ser muy apasionado y a la vez un tanto reservado, pero eso no significa que sea mala persona. Es sólo que con el paso del tiempo ha aprendido que lo mejor en esta vida es poner límites, porque cuando menos piensas te terminan haciendo pedazos. Su secreto más turbio, es que hace investigaciones mentales todo el tiempo, incluso antes de que platiques con él, ya te analizó de pies a cabeza. A simple vista parece que siempre está distraído, pero ya sabe qué tipo de perfume prefieres, la manera en que tus gestos dicen todo lo contrario a lo que hablas. Es un experto en sacar conclusiones y créeme rara vez se equivoca. Eso le ha ayudado a no involucrarse con la gente equivocada. 

Sagitario  

¿Qué es lo primero que piensas cuando Sagitario viene a tu mente? Basta con imaginar las olas del mar, la manera en que el viento arrastra las hojas o lo bonito que se ve la Luna acompañada de tantas estrellas. Es el signo que te lleva a la libertad, a todo eso que has querido hacer durante años, pero no te atreves. Sagitario, es cambiante, atrevido, es quien goza de todo lo que tenga que ver con adrenalina. Sin embargo, su secreto más turbio es que por dentro se derrite del miedo, no le gustan los prejuicios de la gente. Es duro cuando siempre lo tienen en la mira y lo juzgan por su estilo de vida. A veces, se siente demasiado vulnerable con eso. Parece que por más que se esfuerce en mantener su lado espiritual, emocional y físico, para los demás nunca es suficiente y no es nada fácil lidiar con ello. 

Capricornio

Para ti entre más práctico sea todo es mejor. No te gusta mucho eso de engancharte con cuestiones emocionales, tienes objetivos muy claros para cumplir y no piensas dejar que nada se vuelva una distracción en tu camino. Eres así, un signo muy fuerte, disciplinado y estás acostumbrado a decir todo lo que sientes, sin importar si eso significa que alguien salga lastimado. Tu secreto más turbio es que por dentro eres muy pesimista, parece que le sigues poniendo las mismas ganas a tus proyectos sólo por instinto, porque en realidad algo te dice por dentro que todo va a salir mal. Es difícil porque no se lo cuentas a nadie y muchas veces terminas llorando en algún rincón. Tu vida se ha vuelto demasiada presión, quieres ser el mejor en todo, pero eso está acabando con tu tranquilidad aunque no lo digas. 

Acuario 

El raro, el que se aleja, el que no conecta del todo a nivel emocional. Ese eres tú, al menos esa es la versión que la gente se ha hecho de ti Acuario, sin siquiera conocerte. Resulta un tanto complicado lidiar con ese tipo de opiniones, pero has aprendido a dejarlas ir con el paso del tiempo. Tu secreto más turbio es que hay muchas veces en las que te sientes insignificante, parece que por más que te esfuerces en demostrar tu mejor versión, nunca es suficiente. Aunque no lo digas las críticas de los demás se clavan en lo más profundo de tus pensamientos y hacen que todas las noches antes de dormir tengas largas conversaciones con la almohada. Acuario, pocas veces dirá cómo se siente, se ha vuelto un experto fingiendo sonrisas y evitando que se preocupen por él. Sabe que hay gente que lo ama, sin embargo, no quiere convertirse en una carga para nadie. 

Piscis

No es un secreto que tus emociones son una llamarada que la mayoría de las veces ni siquiera tú mismo puedes controlar. Eres un signo muy sentimental, entregado y pasional. Cuando alguien te importa de verdad te esfuerzas en hacerle ver todo lo que serías capaz de hacer por él o ella. Sin embargo, hay un secreto turbio que hace que desaparezcas de un momento a otro. Es justo cuando no quieres hablar sobre tus emociones, sientes que las minimizan y huyes por un tiempo. Una parte de ti no está conforme con las relaciones a medias, ya sea de amigos, pareja o familiares. De verdad no te sientes valorado y eso hace que te pongas triste y empieces a poner barreras. Ningún Piscis deja de ser cariñoso de la noche a la mañana. Son las actitudes de los otros, se decepciona y se va volviendo distante.