El viajero solitario. Aries, en tu caso tienes mucha más atracción por los viajes con un número reducido de personas y lo sabes. Ir con un grupo enorme de participantes sería mucho estrés, gritos, impedimentos y un poco de falta de libertad, así que por eso mismo te catalogas como el viajero solitario. Te gusta saborear de todas las experiencias que te pueden ofrecer los distintos destinos a los que vayas, te encanta ir muy por libre, no tener un horario premeditado con demás gente para ir todos a la vez a un mismo sitio…

Te gusta ser independiente, como tú lo eres normalmente, porque la multitud generalmente te puede arruinar la diversión.

Eres una persona muy activa, muy audaz y muy pero que muy dinámica y en tu lista de deseos desde luego que no está la opción de “seguir a las masas” para adaptarte al grupo viajero, porque lo que más va contigo es el ir por libre y buscar a tu aire todo tipo de aventuras, restaurantes de encanto, rincones de ensueño y cualquier cosa que haga que tu adrenalina y tu felicidad suban como la espuma. Obviamente no es que tengas complejo de Indiana Jones (o eso creemos Aries) pero gozas cuando hay aventuras improvisadas, te diviertes mucho cuando no tienes un rumbo fijo y cuando te dejas llevar…

Te encanta sentirte un espíritu libre sin ninguna atadura, sin ninguna preocupación por los gastos que te dejes en el viaje y con mucho tiempo libre para perderte y para volver a encontrarte.

Aries, tu sabes perfectamente que si en un futuro se pudieran hacer viajes a otros mundos, los harías con un máximo de dos o tres personas a tu lado. Para ti, menos es más y siempre será así, porque además, eso te asegura que vas a poder desenvolver con mucha paz en los entornos que te queden aún por conocer.