El viajero de los recuerdos. Así eres Cáncer. Un buen viajero siempre colecciona cosas únicas e irrepetibles de cada destino al que tiene la suerte de ir y lo sabes. Pocos son los viajeros que se gastan todo su dinero en recuerdos para llevar a familiares, para dejarlos en la nevera a modo de trofeo o simplemente, para tener un pedacito del lugar al que se viaja, pero en tu caso desde luego que no es así, porque entras dentro del grupo de los viajeros que aman coleccionar recuerdos para así, coleccionar en cierto modo momentos… En cierta forma, es como si ese recuerdo te mantuviera conectado a ese sitio en el que fuiste tan feliz…

A partir de ahora, deberías de apodarte como “el viajero coleccionista de recuerdos” porque contigo, nada muere. Nada desaparece Cáncer…

Contigo, un pequeño recuerdo material que para alguien más, solo puede ser algo que estorbe o algo para decorar, para ti es todo lo contrario… Haces que eso tenga magia, como si fuera una puerta que te tele-transporta a la energía de ese lugar que tanto te marca y que tan buenos recuerdos deja en tu corazón.

¿Un consejo Cáncer? Elabora un blog. Le puedes llamar “el blog del cangrejo viajero” y rellena todas sus páginas de experiencias vividas en los distintos sitios en los que tengas el placer de hacer de las tuyas, expláyate y cuenta todos esos imprevistos que siempre pasan, esas historias de aventuras que nadie se creería y las sensaciones que te dan las diferentes culturas y los diferentes sitios que vas a ir conociendo poco a poco Cáncer.

Recuerdos como ese ninguno, porque en realidad no hay nada mejor que los recuerdos que vas almacenando en tu mente y que pueden ir desapareciendo con el paso del tiempo. Para que eso no suceda, materializa esos recuerdos.