El viajero estructurado. No te llevas mucha diferencia de tu amigo Virgo y lo sabes Capricornio. La idea de hacer un viaje sin ningún tipo de organización te pone los pelos de punta, pero tampoco es que te resulte algo realmente espantoso, puede que esa sea la máxima diferencia con tu compañero…

Aun así, prefieres quedarte con un buen viaje con todos sus puntos cerrados y bien estructurados, en vez de agarrar la mochila y montarte en un avión para dejar en manos de la suerte tu destino. Digamos que eso ya te produce algo de ansiedad y ¿para que generarte ansiedad en un viaje que debe de ser relajante para evitar el estrés? Eso es lo que piensas antes de irte de mochilero por la vida, por eso mismo te quedas con la opción de ser un viajero que pisa sobre seguro…

En el fondo la gente se debería de pelear por tener tu compañía en los viajes, porque aunque tengas tus manías (que no son pocas) y aunque te cueste la vida mover el culo para hacer los desplazamientos, en el fondo, eres muy buena compañía porque transmites calma cuando hay estrés.

Porque sabes trasmitir esa sensación de estar como en casa aunque estés a miles de kilómetros de distancia de ella…

Ahora bien, que nadie se confunda y se piense que eres como una especie de perezoso que se va a quedar en un mismo sitio por mucho tiempo, porque aunque seas un signo de tierra, en el fondo tienes un YO MUY CURIOSO que te impide quedarte quieto. Eres muy prudente, pero no eres un palo inmóvil y posiblemente estés de un sitio a otro descubriendo, conociendo y reteniendo en tu mente miles de cosas. Porque al final del todo, lo que más te motiva es conocer cosas nuevas. Y si pueden ser cosas que nadie más haya visto, mejor que mejor.