El viajero sofisticado. Efectivamente Leo, de ti desde luego que no nos podíamos esperar menos. Tu eres de los que piensan eso de “ya que lo hago, lo hago a lo grande y punto” Obviamente, siempre actúas dentro de tus posibilidades, porque eres realista en el fondo y porque no vives en la nubes, pero la idea de un viaje lujoso con todo tipo de detalles y con varias experiencias enriquecedoras, caras, sofisticadas y realmente lujosas, pues como que te hacen salivar y te hacen desear más y más…

Cuando nos imaginamos tus vacaciones, se nos refleja una persona muy cool, con un mojito en mano, en una hamaca gigantesca frente al mar, con un buen libro e incluso, con unas gafas de sol enormes muy tipo “sex and the city” y lo sabes.

La verdad es que eso es pura fantasía… Lo que sí pides sí o sí es que tengas la atención que quieres en tus viajes.

Puedes prescindir de tener una habitación muy lujosa si luego, eso se te recompensa con una excursión muy dinámica o con una buena cena a las orillas del mar, o en una ciudad de encanto… Puedes prescindir de tener muchas de esos lujos si con eso, se te asegura el tener muchas aventuras y la oportunidad de conocer gente nueva, porque para ti, viajar no es solo disfrutar de lo que ves. Para ti, viajar es disfrutar, sentir, saborear y descubrir todo tipo de vivencias enriquecedoras. Hacer nuevos amigos con los que poder contactar con el tiempo. Es obvio, así tendrás alojamiento gratuito en otro destino si quedas algún día con ellos y lo sabes.

Eres el claro ejemplo del viajero sofisticado tanto para los viajes caros como para los viajes más humildes. Sea como sea, siempre consigues convertir en lugar en el que estés en un autentico rincón de lujo y de ensueño. Ya solo con tu personalidad, acabas teniendo el viaje que deseas.