Acuario es uno de los signos más complejos de todo el Zodiaco. Es libre, independiente, va a su rollo y no sigue ni seguirá la agenda de nadie. Y muchas veces no porque no quiera si no porque tiene otras cosas más importantes que hacer y se le olvida todo. Es una persona que tarda mucho en contestar a los mensajes de texto, que deja olvidado el celular en cualquier lugar, que llega tarde muchas veces porque se le cruzan mil caminos entre medias… Pero NO pasa de todo.

Acuario es como es y a veces resulta complicado amarle. Puede cancelar un plan a última hora, puede dudar después de tomar una decisión importante y por momentos parece que no sabe bien lo que quiere. Pero a parte de todo eso, que al final le acaba haciendo ser un personaje poco común, cuando descubres lo que alberga en su interior te das cuenta de lo especial que puede llegar a ser. Acuario pondrá esfuerzo por su parte cuando realmente vea que mereces la pena, que te involucras en la relación, que luchas por lo que quieres. Su cerebro hace click, como si de golpe, se diera cuenta de todo el tiempo que ha perdido contigo dejándote de mimar y de cuidar.

Aprende rápido de sus errores y se implica al máximo cuando se da cuenta de lo que puede estar perdiendo. Acuario ama pero no de la manera en que lo hace la gente común. A Acuario le gusta enseñar, le gusta descubrir el mundo a tu lado y le gusta que tengas tu libertad y tu opinión.

Es complicado amar a Acuario porque a menudo da la impresión de que nada le importa, porque quizás te da demasiado espacio, porque no quiere quitarte tu independencia y porque no cela. Claro que se pone celosa/o, claro que muchas veces desearía pasar mucho más tiempo a tu lado… Pero no va a forzarte. Aprovecha lo que tienes con Acuario porque muchos desearían tener algo a su lado tan especial.