Piscis es una persona que, aunque no quiera, se suele ver rodeada/o por el drama de terceras personas. Es una persona que, en un principio, suele pensar mal de los demás, como que no se fía del todo y sabe que en el amor puede llegar a ser muy ilusa/o y a perder la cabeza deprisa. Por eso, y por todos los golpes que le ha dado ya la vida, prefiere hacer las cosas despacio…

Es complicado amar a Piscis porque nunca sabes qué es lo que tiene en esa cabecita suya, porque un día puede dártelo todo y al otro desaparecer de tu vida, porque un día es blanco y al día siguiente negro. A veces te cuesta entender si sus sentimientos hacia ti son reales. A veces también le cuesta a ella/él. Piscis puede convertir un problema pequeño en algo enorme y a veces, en lugar de hablar contigo antes de que alguna situación se salga de control, se enfada, huye, escapa o se enfada.

Hay que entender a Piscis. Es un signo muy sensible y una mala palabra o un mal gesto puede amargarle la existencia, puede dejarle herido por días. El problema es que no conoces la historia completa, te quedas solo con las reacciones del Pececito y haces caso omiso a los porqués de todo eso. Claro que es complicado amar a Piscis, y es complicado porque no llegas al fondo de su alma, porque a veces parece que ni siquiera la quieres conocer, porque ves sólo sus dudas, el estrés que a veces puede hacer que se vuelva loco o sus cambios de ánimo… Si amas a Piscis, lo complicado será después dejarle escapar. Es como una red que te atrapa, y a pesar de que puedes tener momentos malos, los buenos, superan con creces todo…