Virgo puede parecer de hielo muchas veces, puede parecer alguien que no tiene sentimientos, una persona fría incapaz de demostrar lo que siente por dentro, lo que quiere o lo que detesta, lo que odia o lo que ama con locura. Virgo es especial y a veces por eso, es complicado amarle. No sabes lo que se le pasa por la cabeza, no entiendes por qué unos días puede dártelo todo y otros quitártelo de golpe, no sabes por qué un día está mal y otro bien…

Virgo es muy suyo y sus sentimientos los guarda como oro en paño. Te demostrara muchas cosas sí, pero probablemente cuando menos te lo esperes. Un día común como San Valentín quizás no te regale nada pero posiblemente lo haga la semana siguiente. No quieres ser uno más porque Virgo no es alguien común. Virgo te quiere, a su manera, sin muchas palabras, pero con muchos hechos. Virgo no te abrumará con mensajes o con llamadas, preferirá escribirte una carta llena de sentimientos. Con Virgo estás protegido y cuidado… Y lo sabes.

A veces, es complicado amar a Virgo, por el mero hecho de que no sabes si Virgo te ama. Es complicado amar a Virgo porque pocas veces te dice que te quiere o que te necesita. No es así. Simplemente prefiere demostrártelo de otra manera. Virgo es increíble, Virgo tiene una forma de expresar todo de distinta manera al resto, Virgo te hará saber que te ama y cambiará su forma de hacer las cosas si sabe que lo necesitas escuchar. Virgo es vulnerable, y hará lo que sea para que nadie lo note, quizás incluso evite acercarse demasiado a ti, sobretodo al principio, no quiere que descubras que debajo de esa capa de hielo se esconde el corazón más caliente del mundo.