Los demás se alegran de tenerte en su vida, Escorpio, porque eres brutalmente honesto. Odias la mentira con todas tus fuerzas y por eso mismo tú intentas ser todo lo sincero posible. La gente quiere tenerte a tu lado porque saben que contigo nunca habrá mentiras. Siempre dices la verdad e intentas ser lo más claro posible. Porque eres muy transparente, Escorpio, todo lo que te pasa se te nota en la mirada.

Eres de esas personas que dice lo que siente y que no va por ahí poniendo excusas. Cuando no te apetece algo, lo dices. Cuando no te gusta lo que estás viendo, abres la boca y sueltas lo que sientes y ya está. La gente se alegra de tener a alguien así de sincero en su vida.

Lo mejor de todo, Escorpio, es que eres el mejor confidente que se puede tener. Contigo se pueden cometer las mayores locuras y compartir los secretos más oscuros. Todo lo que la gente te cuente estará a salvo. Además, eres una persona que se apunta a cualquier cosa, una persona con la que se puede hacer todo lo que te imagines y más.

Eres valiente y no sueles tener miedo a nada y por eso, a la gente le gusta tenerte en su lado. Tienes una locura muy especial y eso atrae mucho, Escorpio, reconócelo. Los demás se quedan asombrados contigo por todo de lo que eres capaz.

A parte de todo, Escorpio, tienes un grandísimo corazón. Una de tus misiones en la vida es proteger a la gente a la que quieres, a esa que es tan importante para ti. Aunque la gente crea que no tienes corazón y que estás lleno de maldad, en el fondo, Escorpio, te preocupas muchísimo por cuidar tu amistad y todas tus relaciones. Para ti, tu gente es muy importante en tu vida y juega un papel muy importante en tu corazón.

En el fondo, eres alguien muy protector que vive por y para su gente. La gente se alegra de tenerte cerca, Escorpio, porque saben que contigo nunca sufrirán. Siempre te pondrás por delante para que nadie haga daño a esas personas a las que tanto amas.