Cuando Cáncer no está contento/a, se lo notarás en su cara. La felicidad es algo muy difícil de conseguir. Cada signo tiene sus razones, pero esta es la razón por la que X no está contento. El motivo que le interrumpe sus sueños, que no le deja descansar, que le impide seguir adelante y centrarse en los pequeños momentos de felicidad.

¿La razón por la que no está contento? Cuando Cáncer nota algo raro en el ambiente, se sabe. Se siente y se presiente a la perfección. Hay veces que su intuición es su peor y su mejor arma. Quién le avisa, pero también quién le anticipa.

Si no conoces a Cáncer, debes saber que se caracteriza por ser una persona muy emocional. Es bastante fácil adivinar cuando le pasa algo de verdad. Cáncer no es feliz si su intuición intuye que algo no va bien. No puede explicarlo con palabras, porque es algo que le sale de dentro. Es una sensación que le avisa, le advierte y le hace estar en alerta máxima. En ese estado de ansiedad, Cáncer no disfruta de la vida. En serio, la gente que no conozca su temperamento y su esencia, podrán tachar al Cangrejo de lunática/o. No saben nada de la historia de Cáncer y juzgarán. Seguro.

Pero Cáncer no entra en ese estado de la nada, por puro aburrimiento o como hazaña para liar alguna. Se pone en modo reflexivo, apático con la vida y en alerta cuando sabe que algo va a terminar mal. En el fondo, desconfía de todos y de todos. De la gente que forma su familia, de sus amigos, de sus conocidos… De todos.

El cangrejo puede entrar en un estado de paranoia máxima y creer que alguien muy cercano a su vida está jugando sucio. Pero lo mejor de todo, es que no es tanto una paranoia, no se equivoca. Cáncer muy pocas veces falla y más aún cuando se trata de adivinar la verdad. No está a gusto con la vida cuando no está bien con la gente que le rodea. Ni más, ni menos. No hace falta decir que cuando todos van, Cáncer ha ido y ha vuelto.