Por lo general, Géminis, eres una persona a quién le preocupa mucho el futuro. No te obsesionas con él, pero te gusta tener las ideas claras de lo que quieres y de lo que no quieres. Antes de enamorarte, quieres tener tiempo para ti, para tus ideas y para forjar el futuro que tanto tiempo llevas deseando. Quieres poder llegar a tus metas y poder cumplir todos tus sueños, esa es tu prioridad.

Eres de esas personas que pone el trabajo antes que el amor y no te importa admitirlo. Pero hay veces que sin quererlo ni pensarlo, te enamoras, Géminis… Hay veces que ni siquiera estabas buscándolo, pero el amor llega a tu vida y no puedes decirle que no entre…

El primer consejo que queremos darte, Géminis, es que aprendas a disfrutar del presente y que te olvides del pasado y del futuro.

“Carpe diem”, Géminis, disfruta del maldito momento, tanto en tu vida como en tu relación. Deja el pasado atrás, porque como bien dicen, pasado pisado, no hay más. Y deja de preocuparte por tanto por el futuro. Disfruta del viaje y no solo de tu destino. Te encantan vivir las relaciones de una forma muy intensa y en cuanto te enamoras ya estás pensando en vivir toda una vida junto a esa persona. Pero calma, Géminis, entendemos que ya quieras casarte después de la segunda cita, pero lo importante es disfrutar de lo que tienes en este momento.

El segundo consejo está muy relacionado con esto también, y es que, Géminis, te cuesta mucho apreciar lo que tienes y te das cuenta de ello cuando lo pierdes.

Tienes que saber valorar lo que tienes en este momento y agradecer a tu pareja todo lo que hace por ti ahora. Dale las gracias cada día y date las gracias a ti mismo por hacer todo lo que haces. No tengas miedo a decir “te quiero” o a demostrar lo que sientes por tu pareja. Dilo ahora o calla para siempre, Géminis. Después cuando lo pierdes, te arrepientes y quieres volver al pasado. Y sentimos decirte que los viajes en el tiempo todavía no son muy factibles. Así que lo mejor para ahorrarse estos problemas, es saber valorar lo que tienes ahora mismo y disfrutar de ello al máximo.

El último consejo, Géminis, es que te relajes y bajes las expectativas.

Sabemos que te gustaría vivir el típico amor de película, ese en el que te enamoras y todo es perfecto. Pero sabes perfectamente que la realidad no es así… Puedes seguir soñando si quieres, pero también tienes que aprender a aceptar la cruda realidad. No vas a encontrar ni al príncipe ni a la princesa de tus sueños. Así que, Géminis, no le pides a tu pareja ser alguien que no puede ser. No quieras que tu relación sea perfecta, porque no lo va a ser jamás.

Vais a tener vuestros problemas, vuestras pequeñas discusiones, vuestros más y vuestros menos, así que relájate y no tengas las expectativas tan altas. Te damos estos consejos, Géminis, pero de ti depende aplicarlos a tu relación o no. Lo hacemos porque queremos lo mejor de ti y queremos convertirte en la mejor versión de ti mismo.