Este mes de agosto se presenta cargado de nuevas oportunidades y de nuevos retos, Géminis. Aprenderás cosas que son muy importantes en tu vida pero que todavía no habías aprendido. Aprenderás algo que cambiará muchísimo la forma en la que ves la relaciones y la forma en la que creas tu vínculo con otra persona. Te darás cuenta de que no sirve de nada ser tú quién tire del carro, quién haga que la relación funcione.

Aprenderás, Géminis, a que poner todo tu esfuerzo en una relación en la que solo tú das lo mejor de ti, no merece la pena. Por fin abrirás los ojos y pondrás fin a muchas relaciones. A partir de este mes, no vas a dejar que nadie se aproveche de ti y mucho menos que se aprovechen de tu amor, de tu tiempo y de tu esfuerzo. Ya no vas a dejar que esto ocurra.

Tú eres una persona a la que le gusta dar lo mejor de ti en las relaciones. No te importa ser amable para que la otra persona sea feliz. No te importa ‘gastar’ tu tiempo en otra persona si sabes que merecerá la pena.

Pero te has empezado a dar cuenta de que la gente lo único que está haciendo es aprovecharse de ti. Y no, Géminis, tú no eres tonto y no vas a dejar que nadie se pase ni un paso. Tú aprendes bien rápido y esta lección la aprenderás bien rapidito. Después de esta lección, no te importará cerrar tu corazón por un tiempo. Sabes que necesitas tiempo para ti y solamente para ti. Para nadie más. Esa será otra lección que aprendas, Géminis. Aprenderás a quererte más y, sobre todo, a darte tiempo para curarte por dentro y para cerrar todas las heridas. No te das cuenta de lo importante que puede ser el amor propio, hasta este mes no descubrirás lo importante que es que te respetes, que te valores y que te quieras.

Ya hacia falta, Géminis, ya iba siendo hora de que abrieses los ojos de una maldita vez y te dieras cuenta de todo esto. No podías seguir más tiempo así, no podías seguir dejando que los demás se aprovechasen de tu corazón y lo que es peor, no podías seguir estando ciego frente la realidad.