Te comen las dudas Virgo… Y la verdad es que, te estás dando cuenta de todo lo que has dado durante este tiempo atrás y que, de alguna forma sientes que no ha sido correspondido, que no ha regresado de vuelta. El problema es que sientes que hay muchas cosas en juego y te da miedo tomar decisiones precipitadas pero… ¿cuándo dejarán de ser precipitadas Virgo? Si te pones a pensar en frío, llevas muchísimo tiempo tratando de poner orden en tu vida con una persona. Y recibes una de cal y una de arena.

Estás pasando cosas por alto que sabes perfectamente que no pasarías con otras personas, que nunca has pasado… Date un tiempo Virgo, llevas mucho desgaste encima, demasiado desgaste en el cuerpo. Además, recordarás unas palabras que te dijo alguien hace un tiempo y que vienen a ser algo así como que llevas una vida que quizás ahora, no te conviene nada llevar.

A veces es complicado recordar que tenemos amor propio, pero está Virgo, recuérdalo y sácalo cuanto antes… Para todo. Para lo bueno, para lo malo. Orgullo.