Las cicatrices no siempre tienen que ser malas, hay bonitas, de esas que recuerdas después de los años y entre suspiros lo único que quieres es desearle todo lo mejor a esa persona que un día formó parte de los capítulos de tu vida. Cada signo del Zodiaco deja un antes y después, muchas veces ni siquiera lo sabe, pero sus exparejas no olvidan el momento en que pisaron fuerte en su corazón. Las relaciones son enseñanzas que se convierten en huellas que hay que acariciar de vez en cuando. Esta es la cicatriz que te deja cada signo:

Aries 

Por ahí dicen que las vibras no mienten y Aries es la prueba de ello. Pues, quienes han formado parte de su lista de amores saben que el simple hecho de despertar con un motivador mensaje de su parte te cambia la vida. Y es que Aries es el amante impulsivo, el que te invita a romper con tus miedos, el que confía en tus habilidades y quiere verte volar en todos los sentidos. No le asusta tu triunfo, al contrario, se siente orgulloso de que eres tú quien camina a su lado. Aries, dejas huella porque les das prioridad, te comprometes en ser la razón de sus sonrisas. Un signo que quiere una conexión que rompa con todo lo convencional y por lo mismo sigue siendo recordado después de años. 

Tauro 

Quien ha tenido un amor Tauro, sabe muy bien que llega un punto en el que no quieres soltarlo nunca. Es el tipo de pareja que te hace imaginar una vida a su lado, de esas en las que terminas paseando al perro acompañado de los  nietos. Esto porque es uno de los signos más románticos y sensuales. Tiene de su lado a Venus, así que sabe muy bien cómo hacerte estallar de placer. Si a eso le agregamos que es un signo de Tierra, la cosa se pone mejor porque no se andan con juegos. En el momento que Tauro decide que seas parte de sus días te enseña lo que es el compromiso y la lealtad. No te presiona y deja que poco a poco seas tú mismo el que termine entregándose como si no hubiera un mañana. Te reto a olvidar algo así. 

Géminis 

Géminis, tiene ese no sé qué, que lo convierte en tu parte favorita del día. La manera en que llega a la vida de sus parejas es arrasadora, cuando alguien realmente le gusta es capaz de mover montañas con tal de conquistar. Su personalidad es como un torbellino, nunca sabes realmente con qué nueva locura te va a sorprender. Deja huella bonita porque te invita a romper con la rutina, a  hacer eso que te gusta sin importar el qué dirán. Si a eso le agregamos que es un signo muy intelectual, la cosa se pone mil veces mejor. Justamente todas esas conversaciones inundadas de conocimiento son las que vas a recordar como si hubieran pasado ayer. Géminis te impulsa, te llena de buena vibra y te demuestra que romper las reglas de vez en cuando no está mal. 

Cáncer 

Te aseguro que tener una relación con Cáncer es sinónimo de estar lo suficientemente loco como para lidiar con el cúmulo de emociones que te entrega. Su cicatriz es la que profundiza, porque no le teme al llanto, ni al fracaso, ni a las inseguridades. Así que te hará sentirte lo suficientemente seguro como para gritar a los cuatro vientos todo eso que pasa por tu mente y tu corazón. Desde el momento que decide ser parte de tus días se muestra como un libro abierto, quiere hacerte sentir cómodo y lo logra. Además, te protege, te demuestra estar en las buenas y en las malas. Cuando te marchas de su lado echas de menos esa bonita amistad, el vínculo que te ayudó a crecer y te impulsó a arrancar problemas de tu pasado que no te dejaban avanzar. 

Leo

Leo llega a tu vida de forma pasional, sin titubeo, con ganas de hacerte sentir de todo con solamente intercambiar miradas. Es el tipo de amor que vuelves a contar, porque su historia tiene de todo, altas y bajas que ponen a temblar a cualquiera. Salir con él te deja un antes y después, porque echas de menos su forma tan radiante de ser. Leo tiene de su lado al Sol, es el león, quien está dispuesto a tomar el mando siempre y que le adoren. Sin embargo, cuando te entrega el corazón te enseña a ser un gran líder, no quiere que la persona que ama se sienta menos a su lado, así que trabaja muy duro para ayudarle a brillar. Con Leo haces cosas que sólo pasaron por tu imaginación y descubres que la adrenalina siempre es mejor. 

Virgo 

Si en algo puedes confiar es en la palabra de un Virgo. La realidad es que cuando se trata de relaciones no van por ahí diciendo que aman a cualquiera. Es un signo muy minucioso y necesita sentir la seguridad de que está compartiendo su tiempo y su energía con la persona correcta. Cuando tienes una relación con él descubres que la vida también es bonita si organizas y dices lo que sientes sin importar la opinión del resto. Pero, en especial cuando aprendes a dar el primer paso. Virgo te demuestra que estará ahí cuando el resto se vaya, que su apoyo es incondicional y es posible que aún después de terminar la relación esté para ti. Sin embargo, no te confundas, porque cuando deciden poner punto final no hay marcha atrás. 

Libra

¿Has escuchado sobre las bonitas casualidades? Bueno, es claro que Libra es una de ellas. No importa si la relación duró un par de meses o años, siempre es bonito recordar a ese Libra que formó parte de tu vida. Porque el vínculo que se forma es un abrazo a la espiritualidad, es sinónimo de encanto, de conocerte a fondo sin perder el equilibrio. Cuando está a tu lado es capaz de ver lo que nadie más ve. Se sumerge en tus cualidades, como si fueras un diamante en bruto y justamente ahí es cuando te inspira. Libra quiere verte brillar, estar en paz y no caer en los vínculos tóxicos en donde se normalizan las discusiones. Después de ser parte de sus días aprendes a trabajar en equipo, valorarte y, sobre todo, abrazar tu individualidad, porque te da la libertad de ser tú mismo. 

Escorpio 

Lo peor de salir con un Escorpio, es que en el fondo sabes que terminarás rendido a sus pies. Y es que son como un imán que te atrapan los pensamientos, el alma y el corazón. Su pasión se contagia, te devuelven las ganas de amar y te invitan a abrazar tus emociones. Escorpio es ardiente, por el lado que lo veas y tener una relación con él es como llevar un montón de tatuajes de pies a cabeza. Cuando te muerdes los labios por alguna razón vuelve a tu mente. Es uno de los amantes más intensos, de los que le apuestan a todo o nada. Su misterio se vuelve su mejor atractivo y cada día a su lado es impredecible, lo que te hace querer estar más cerca. Superar a un Escorpio no es fácil, porque te lo sigues encontrando en otros brazos, en otros labios…

Sagitario 

Sagitario ama así, sin presión, sin ataduras y con muchas ganas de sumergirse en eso que no le cuentas a nadie. Tener algo romántico con este signo es sinónimo de adrenalina, de actividades constantes y mucha pasión. Es Júpiter quien gobierna su brújula y por lo mismo no desiste. Siempre inquieto, siempre dispuesto a saborear todo lo prohibido y también lo deseado. Estar a su lado te invita a tener coraje, a disfrutar de la vida y experimentar sin pensar mucho en el qué dirán. Después de que se termina la relación echas de menos su lado impulsivo, ese arquero loco que te ponía a temblar las piernas y el corazón. Son pocos los que pueden ocupar su lugar, prefieres guardarlo en los secretos de tu memoria, en esos que de vez en cuando vuelves a recordar. 

Capricornio

Capricornio es la prueba de que los corazones que aparentan ser los más fríos, son los que esconden un corazón de oro. Justo detrás de esa personalidad fuerte, determinada y muy disciplinada se esconde un alma capaz de darte la vida entera. Cuando Capricornio te deja entrar a su vida aprendes de gallardía, entiendes que la vida no siempre es color de rosa, pero, hay que levantarse y seguir luchando. Es el tipo de pareja que se convierte en tu equipo, la que te quiere ver brillar y que te recuerda que tienes todas las cualidades para lograr lo que te propongas. Está gobernado por Saturno, de ahí viene su consistencia, las ganas de superación y la practicidad. Capricornio te enseña a emprender, a comprender y a confiar. 

Acuario 

Solo las personas que han tenido una relación con Acuario, entienden lo que es estar distantemente juntos. Y es que su amor es precisamente ese que no exige, el que te abre un montón de puertas a la imaginación, a la creatividad, a expandir todas esas ideas de las que no hablas con nadie. Acuario redefine la forma de amar, porque no exige, no juzga, no te asfixia y justo ahí está la clave de todo. Quien decide caminar a su lado lo hace de una forma genuina y con la seguridad de que va a experimentar algo totalmente nuevo. Acuario te marca porque es quien te inspira a salir de tu zona de confort, sacudir todo ese montón de sueños empolvados que habías dejado atrás. Acuario te recuerda que tú puedes, que siempre puedes. 

Piscis 

Piscis es así, tan tierno, tan valiente, tan soñador. Es el tipo de pareja que te devuelve la esperanza, que te invita a confiar de nuevo. Sentir esa sensación de enamoramiento en la que sientes un revoloteo en el estómago y aunque asusta un poco te gusta. Es el signo que ama como si su pareja fuera una obra de arte, se pone a sus pies y le llena de detalles. Piscis te enseña a amar con la sensibilidad por delante, con esa conexión profunda que te hace querer tener su compañía toda la vida. Aunque para algunos su optimismo en el amor puede resultar asfixiante, pues son pocos los que están acostumbrados a que los traten demasiado bien. Sin embargo, Piscis no conoce otra forma de amar. Es Neptuno quien lo gobierna y por ello encuentra la ilusión del amor en todo lo que se atraviesa en su camino.