No todo iba a ser de color de rosa con Cáncer, ¿qué esperabas?

Cáncer también tiene su genio, y su pronto, y su rabia…

Y también tiene una personalidad fuerte aunque a veces la esconda, y sabe herir y clavarte sus palabras en lo más hondo, ahí donde más te duele… Recuerda que hasta el cachorro más indefenso saca sus dientes si le dañas. Cáncer puede estallar en lágrimas de forma espontánea en cualquier momento. Y de repente tú, te quedas ahí, parado, sin saber qué hacer. Despierta joder, despierta y dale un abrazo, dile que todo va a ir bien, que vas a hacer lo que puedas por entenderlo, por comprenderlo, por ayudarle.

Cáncer no llora porque sí, Cáncer llora porque tiene un jodido nudo en la garganta que le está quitando la vida, y desde hace ya tiempo. Quizás sea su “tara” más grande, una etiqueta que debería advertir al resto: Cáncer llora, Cáncer se defiende, Cáncer no es el angelito con el que puedes jugar a tu antojo, Cáncer te lo puede dar todo pero también te lo puede quitar. Y el día menos pensado.