Capricornio quizás no sea el signo más divertido del mundo… Hasta que lo conoces.

Vale, no pretendas que Capricornio haga el estúpido por la calle, o que tenga paciencia con tus imbecilidades.

Lo siento, el humor de Capricornio no es el del resto de mortales, el humor de Capricornio es sutil, es negro, es cabrón. Pero no, no es común ni tampoco absurdo como el de la gran mayoría. Con Capricornio tienes que tener mucha paciencia, y quizás esa sea una de sus etiquetas de advertencia. Es un signo difícil de llevar porque es testarudo pero debes aprender que su testarudez siempre tiene sentido. Siempre. Capricornio puede aguantar muchas provocaciones pero también tiene la facilidad de encenderse enseguida, y peleará por su verdad, horas y horas, hasta que no puedas más, hasta que caigas de agotamiento.

Con Capricornio tienes que tener mucho cuidado también si tienes pensado traicionarle, de la forma que sea. Capri no olvida, aunque pasen años, aunque hagas todo lo posible por solucionarlo… Podrá dejarlo pasar o darte otra oportunidad pero no se ha olvidado de lo que hiciste, ni se olvidará. Por eso, lo mejor es no fallar nunca, pensar dos veces las cosas antes de hacerle daño, antes de serle desleal, porque Capricornio no es como otros signos, Capricornio perdona pero no olvida. NUNCA.