Hay que tener cuidado… Porque igual que Escorpio tiene su lado bueno, también tiene su lado malo y peligroso. Todo signo tiene su cara A y su cara B y es importante que se conozca tanto lo bueno como lo malo. No pasa nada. Para empezar hay que aceptar que NADIE es perfecto y mucho menos, nadie es una angelito caído del cielo. Esta es la etiqueta de advertencia de Escorpio, para que ya vayas preparado…

Escorpio no es tan malo como algunos piensan ¿ok? No… Escorpio puede ser mucho peor… Pero esa no es su etiqueta de advertencia, eso lo vas a ver en cuanto te eche una mirada de las suyas, de las que asustan.

Escorpio no se esconde pero tampoco te enseña todo. Puede hundirse antes de lo que el mundo cree, pero no será porque tú le hundas, no… Escorpio se autodestruye solito, entra en círculos viciosos de los que no puede salir, su mente va a mil por hora y no sale de los temas que le perturban, y así puede pasar días y noches enteras, pensando, haciéndose daño con estos pensamientos. Escorpio se alimenta del dolor muchas veces y esto no lo sabe todo el mundo, y es muy complicado de entender.

Escorpio no puede parar de pensar, no puedes decir “hasta aquí”, se estresa a niveles extremos y si se la haces una vez ya no puede olvidar, a pesar de que le ponga muchísimas ganas… Si alguien lo traiciona puede que entre en una racha complicada, de altibajos constantes, pasivo agresiva… Y no se le olvidará pronto.