Hay que tener cuidado… Porque igual que Géminis tiene su lado bueno, también tiene su lado malo y peligroso. Todo signo tiene su cara A y su cara B y es importante que se conozca tanto lo bueno como lo malo. No pasa nada. Para empezar hay que aceptar que NADIE es perfecto y mucho menos, nadie es una angelito caído del cielo. Esta es la etiqueta de advertencia de Géminis, para que ya vayas preparado…

Con Géminis la comunicación es súper importante, porque con Géminis también es muy fácil que haya malos entendidos y este signo lo sabe muy bien. Es un signo de aire así que, está en su naturaleza hacer las cosas a su ritmo y sobretodo sin dar demasiadas explicaciones.

Un día lo puedes ver aquí y otro allí y te desesperará la rapidez con la que cambia de estados de ánimo o la facilidad con la que toma decisiones, aunque después pueda arrepentirse de la mayoría… Géminis es así, un alma libre imposible de atar, imposible de poner cadenas. Cuando Géminis quiere quedarse se queda, cuando Géminis quiere marcharse se va. Y eso puede joder al resto, sobretodo a los controladores que creen que pueden frenarle, o retenerles… Lo que al final conseguirán será marchitarle, alejarle… Lo único.

Con Géminis hay que hablar, hablar mucho, y ganar confianza, toda la que se pueda… Si Géminis se siente traicionado, probablemente, y en uno de sus momentos en los que esté abajo, hundido y jodido por eso que le has hecho hará exactamente lo mismo, te la devolverá. Con Géminis nunca se sabe, pero nunca se sabe NADA. Todo depende del momento en que esté. Y ese es el problema para el resto, esa es su etiqueta de advertencia. Nunca sabrás como va a reaccionar. Lo mejor, procurar no hacerle daño, procurar no hacer algo desleal, porque puede armar un buen show o despedirse de ti para siempre sin ni siquiera decirte adiós.