A Libra no le gusta nada el mal rollo, no lo soporta y huye de él.

No le gustan las broncas y muchos menos las personas que las causan.

Necesita su espacio y esto es muy importante respetarlo, también necesita su tiempo, su soledad y que nadie le moleste cuando está en modo Zen. Libra es una persona que puede pegarse a ti y no soltarte ni un minuto un día y ser el más despegado de la tierra al día siguiente. Quizás esa es su etiqueta de advertencia. Deberás entender esa actitud, quizás no tenga nada que ver contigo si no consigo mismo muchas veces. Libra a veces no sabe controlar sus impulsos, se deja llevar por su corazón un día y otro día la cabeza es la que manda y lo peor de todo, tiene dudas por casi cualquier cosa.

A veces sólo necesita que le abran los ojos, sabe lo que quiere y lo que no quiere pero le cuesta dar los pasos necesarios porque le da miedo equivocarse. Y sí, necesita esa seguridad que quizás las personas importantes pueden darle. Si no hay seguridad se vuelve loco y si se vuelve loco puede cometer cualquier imprudencia de la que después se arrepentirá seguro.

A Libra hay que dejarle su espacio pero siempre haciéndole saber que estás ahí. No hay que olvidar que es un alma libre, un alma libre que también necesita estabilizarse y sentirse seguro. No conocerás a Libra hasta que de verdad Libra pueda confiar, ahí, cuando se abra contigo, entenderás todo mucho mejor.