Piscis es muy sensible, a veces demasiado, pero no es un blando, ni débil, ni tampoco un imbécil que deja pasar por alto cualquier cosa.

No te equivoques. Esa no es su etiqueta.

Piscis puede tener un lado muy oscuro pero no más que el resto de signos, y se siente orgulloso de ser así. De no ser mala persona, de no tener esos pensamientos tan oscuros de otros signos. Claro que los puede tener, claro que puede desearte lo peor, pero sólo en un momento determinado. No esperes que te apuñalen por la espalda, no esperes que empiecen ninguna pelea.

La etiqueta de advertencia de Piscis es que de vez en cuando siente la necesidad de escapar, de escapar por completo, lejos, sin decir ni siquiera “adiós”. Ese es su problema… Y es algo que deberías saber. Piscis agarra su mochila y es capaz de dejarlo todo. Dejarlo por ti. Dejarlo por sí mismo. Y no sabrás ni donde meterte. Piscis es así, un día le da un impulso y se larga lejos, un día le jodes demasiado y se marcha de una vez, para empezar algo de nuevo y de cero… Estás advertido.