Este año, Capricornio, para ti ha marcado un antes y un después. Ha sido un año de enfrentarte a muchos cambios y de tomar las riendas de muchas situaciones de tu vida. Has conseguido un montón de cosas que llevabas años y años luchando por ellas. El 2019 en general ha sido un año para todos de cerrar muchos capítulos, de terminar con relaciones que ya no aportaban nada, de dejar atrás hábitos tóxicos que lo único que hacían eran entorpecer. Este año, Capri, te has dado cuenta de muchas cosas y gracias a ello has podido abrir los ojos frente a la realidad.

En 2019, has aprendido que tú eres la persona que está a cargo de tu propia felicidad. Por distintos golpes de la vida, te has dado cuenta de que no se puede confiar en que nadie más te va a hacer sonreír o te va a hacer la vida mucho más fácil. Por muy bien rodeado que estés, por mucha gente que tengas a tu alrededor, al final, Capricornio, tu felicidad solo depende de ti y de nadie más. Has aprendido que, si consigues esa paz mental que a ti tanto te gusta y si consigues silenciar tus pensamientos por un momento, lograrás llegar a esa felicidad tan amada.

Ha sido muy difícil descubrir y aclarar cuál querías que fuera la dirección y el rumbo de tu vida. Pero durante este año, has aprendido a salir de tus planes establecidos, a explorar nuevas formas de llegar al mismo lugar. Esto te ha hecho también estar mucho más receptivo en todo tipo de relaciones. Este año, Capricornio, has conseguido tener tu corazón mucho más abierto, acercarte a la amistad y ver el romance como una ventaja más.

Este año sin duda, has aprendido que las relaciones de verdad son las que más perduran en el tiempo. Que por muy intensa que sea una relación, si no hay futuro, es como si no hubiera nada. En 2019, Capricornio, has aprendido a ser tú mismo y a confiar en ti antes que en nadie. Eso es la lección más importante que te llevas de este año.