La línea del corazón comienza debajo del dedo meñique y se mueve hacia arriba, por debajo de todos los dedos. Esta línea ilustra el grado de sensibilidad con el que te acercas al mundo y cuenta tu historia personal relacionada con las emociones. La línea del corazón idealiza, aquí se ven las pasiones, los sentimientos…

Aquí también podemos ver la forma que tienes de amar a los demás, o si en tu vida la razón va por encima del corazón o al revés. 

Si tu línea es principalmente recta y apenas tiene distorsión, eres una persona que te riges por tu intelecto y eres capaz de dejar a un lado las necesidades emocionales. Aunque las tengas, tienes mucha fuerza de voluntad para controlarlas. Eso puede hacerte parecer un tanto fría/o pero en realidad simplemente tienes un control máximo de todo. 

A menudo, la línea del corazón se ramifica bastante y saber cuanto lo hace o incluso donde termina es clave para la interpretación. 

Si termina en algún lugar debajo de los dedos Júpiter o Saturno (dedo Índice o Corazón) y la ramificación es mayor en Saturno, puede haber un apego fuerte a lo monetario en situaciones económicas. Podría tratarse de alguien a quien le importa mucho el dinero o incluso alguien que necesita dominar en el amor, a veces demasiado. 

Si la línea del Corazón se bifurca al final, entre Saturno y Júpiter la persona es idealista y muy amable y respetuosa. A veces, en exceso y puede que los demás se aprovechen de eso. 

Si pasa por debajo del monte Júpiter (el monte debajo del dedo Índice) la persona es amante del mundo, no se queda atascado en el apego, no frena, no se queda anclado. Si la línea va en dirección al monte Júpiter, la persona es solidaria, muy eficiente con el dinero, entiende las reglas del juego y sabe jugar, en la vida o donde sea, aunque no siempre esté de acuerdo con ellas. 

Una línea del corazón profunda y bien canalizada es indicativa de una persona con emociones muy profundas. Normalmente si esta persona está en una relación con alguien con quien conecta de verdad, es capaz de fluir en todo lo demás: dinero, emociones, suerte, salud… 

Si la línea está encadenada o rota o incluso es poco profunda, hay inconsistencia en el amor. Todos podemos pasar por ciertos momentos complicados en el amor, pero la gente que tiene una línea de estas características puede tener más complicaciones para encontrar el amor. Incluso aunque lo haya encontrado tendrá sus dudas y la mayoría de las veces no sabrá si realmente ha encontrado a la persona perfecta o no.  

Si la línea del corazón es recta al principio, en su origen (recuerda que su origen empieza bajo el dedo meñique) puede considerarse que la persona tuvo amor en su infancia. Las personas con esta línea desarrollan sus emociones mucho mejor y tienden a saber controlarlas sin dejar de ser sensibles. 

Si la línea comienza con una isla o está demasiado deshilachada, es posible que la persona haya sentido poco cariño por parte de quien debió sentir mucho. Y eso al final, provoca ciertas dificultades y deficiencias en las relaciones posteriores o en edad adulta. Si el comienzo de la línea es débil o apenas está marcada no se le prestó demasiada atención a esa persona en la infancia cuando era niño. También es cierto que esa falta de atención puede verse provocada porque la madre o el padre estuvieran enfermos y no porque no quisieran hacerlo. 

Si la línea es muy gruesa al principio y después se mantiene firme, el niño/a fue muy deseada/o. Hubo exceso de amor en el embarazo. 

La línea también puede comenzar de forma encadenada o deshilachada y terminan siendo muy firmes sin apenas hilos. Si es así, la persona ha aprendido a controlar su vida y sus emociones y lidia de una manera muy positiva con ellas. 

Tener una línea del corazón muy fina y débil puede ser sinónimo de mala circulación por lo que, es imprescindible buscar tiempo para hacer más deporte. Para hacer un análisis más preciso de las enfermedades que pueden generarse a raíz del problema cardiovascular, hay que analizar y tratar de comparar otras líneas para así llegar a conclusiones más acertadas. 

Muchas marcas en la línea del corazón puede ser un indicador de que la persona tendrá demasiadas emociones fuertes en la vida relacionadas con lo sentimental. Episodios un tanto fuertes y chocantes que además, tendrá que ir superando poco a poco para evolucionar. Hay que tener cuidado porque, a más marcas, más peligros y más exposición a ellos. 

ISLAS EN LA LÍNEA DEL CORAZÓN

Si existen islas en la línea del corazón, no deben pasarse por alto. Pueden dar mucha información relevante e importante. Las islas bajo el dedo Anular pueden indicar algunos problemas en el amor o también de visión. Se puede sufrir de algún problema en los ojos. Si la isla está bajo el dedo meñique, puede ser indicativo de problemas estomacales o de cierta debilidad gastrointestinal. Si existen muchas líneas auxiliares los asuntos del corazón serán un tanto complejos y difíciles de tratar. 

Las islas dentro de la línea del corazón no suelen ser buenas señales aunque es cierto que hay que analizarlo junto con las demás líneas de la mano. 

RAMIFICACIÓN AL FINAL DE LA LÍNEA

Cuando hay muchas ramificaciones al final de la línea, la persona es capaz de amar a varias personas al mismo tiempo. Le gusta el amor, le gusta sentirse querida/o y protegida/o y si no encuentra lo que busca o al menos lo que da, tiende a alejarse de todo. Valora lo espiritual muchísimo, ese amor más espiritual y místico. 

MARCAS NEGATIVAS EN LA LÍNEA DEL CORAZÓN

Es muy raro que la línea del corazón esté libre de defectos, todos pasamos por diferentes desafío emocionales en la vida que además, cambian nuestras perspectivas, nuestros ideales y también nuestras ilusiones y lo que esperamos de los demás. A medida que vamos creciendo, vamos entendiendo que el amor no es tarea fácil y que no todo es tan sencillo como creíamos. Si hay muchas marcan negativas en la línea del corazón hay un alto grado de trastorno emocional causado por ciertos conflictos internos importantes. Las marcas negativas pueden ser estrellas, roturas, barras trasversales, cruces… Si la línea del corazón se bifurca y se vuelve a juntar más adelante y aparece una isla con forma de ojo, puede haber indicación de ansiedad, miedo, estrés, inseguridad e indecisión.

CADENAS

Si hay muchas cadenas en la línea del corazón se tiende a reprimir demasiado los sentimientos internos. A veces se tiende a no poder expresar las emociones verbalmente y puede ser complicado a la hora de abrirse a los demás. No quita que no sean dicharacheros y abiertos pero no con sus emociones. En las relaciones son sensibles y emocionalmente delicados. 

El hecho de tener cadenas también puede ser indicativo de estrés y de malestar emocional en el sistema nervioso. Las personas con demasiadas cadenas también son resistentes y aguantan muy bien el dolor pero no por ello no están sufriendo. Dan la impresión de no ser vulnerables cuando en el fondo, suelen ser personas bastante rotas por dentro. 

Suelen alejarse emocionalmente de los demás por miedo al dolor y también tienden a tener enamoramientos rápidos con los demás. 

UNA LÍNEA DE CORAZÓN LARGA O CORTA

Si la línea del corazón es larga y recta y se va inclinando hacia el dedo de Júpiter (índice) la persona suele ser más bondadosa, más generosa y con un corazón más grande. No significa que alguien que tenga más corta la línea sea alguien sin corazón pero si que es cierto que está más preparado para ser hostil y frío cuando deba serlo. 

Cuanto más larga sea la línea, más positividad aplicará en cualquier sector de la vida. Si tu línea es corta, tu forma de expresarte con tu entorno tendrá cierta tendencia al pesimismo o incluso al realismo pero sin esperanza. Es decir, la realidad más cruda.  

Una línea larga también es indicativa de un revés o un trauma importante. Algo que al final, hizo aprender a la persona a ver la vida de otra manera. Verla de forma más positiva. 

LÍNEA RECTA SIN CURVA

Si la línea es recta y no tiene curva (no se inclina al final ni hacia arriba ni hacia abajo), la persona tiende a ser bastante ermitaña. Puede gustarle mucho pasar sus momentos a solas, le gusta centrarse en su vida y no está para nada interesado en los problemas de los demás. Además, tiene confianza en si mismo, fuerza y un brillo intenso. Probablemente por cuidarse mucho del resto, por ponerse en primer lugar. 

No hace falta que la línea se recta en su totalidad pero sí que no se incline demasiado o incluso nada. La gente que tiene esta disposición es muy astuta y conoce cómo funciona el mundo. Pueden parecer un poco fríos y distantes pero prefieren ser así, observar de lejos todo y no involucrarse tanto en cuestiones sentimentales. 

AMANTES APASIONADOS

Si la línea del corazón se curva y termina en el dedo Corazón, la persona tendrá gran facilidad para atraer a los demás. Suelen tener un gran magnetismo sexual, son apasionados, dan mucho de sí mismos y son ardientes. Disfrutan mucho de la emoción del flirteo, de los primeros encuentros, de la “caza” e incluso de lo difícil. Eso sí, cuando encuentran a una pareja de por vida, serán leales. 

LÍNEA DEL CORAZÓN HACIA EL MONTE JÚPITER 

Si la línea del corazón se dirige hacia la parte central del monte Júpiter (monte justo en la base del dedo Índice) hay ambición, mucha, y también metas. Es importante idealizar pero no hay que desechar oportunidades para conocer a personas quizás porque no parezca que cumplen con esos requisitos. Estas personas se limitan en el amor porque quieren encontrar la perfección absoluta. Y eso muchas veces se consigue con el tiempo. 

Esta disposición de la línea puede indicar que la pareja tiene proyectos en común, incluso que pueden trabajar juntos. 

Hay mucha pasión aquí, y suelen tener muchísimos flechazos instantáneos pero es cierto que a la hora de enamorarse, todo se complica porque buscan a alguien que sea muy completo.

2021-02-10T16:51:51+02:00