“Dame una sola razón para luchar y jamás pondré un punto y final a una historia que puedo salvar” Esta frase te representa mejor que nunca Aries, no existe nada que te haga pensar o creer que no puedes con nada de lo que se te presente. No eres alguien normal, no eres como los demás, no entras dentro del grupo de personas normales y corrientes que lo hacen todo igual… Lo tuyo, no es de este mundo. Tienes una notable capacidad de lucha muy fuerte Aries, no te hacen falta adversidades para mover el culo y para luchar por lo que realmente deseas y lo sabes.

Lo mejor de ti es que eres así contigo mismo y con la gente que forma parte de tu vida. Por ellos, eres muy capaz de todo lo que puedas y más. Es como si tuvieras un sentido de la responsabilidad enorme con la gente a la que más quieres.

La estabilidad que ofreces a la gente que forma parte de tu vida es realmente reconfortante, en serio, mucha gente querría tener a un amor como tú…

Fiel, optimista, luchador, innovador, fuerte y ambicioso (en el buen sentido de la palabra). Han encontrado la confianza, la fuerza interior y el modelo a seguir perfecto teniéndote a ti. Y si no te lo han dicho y te lo han agradecido todavía, es porque o tienen envidia o les da vergüenza, pero hay que celebrar el ser protagonistas del coraje que tú tienes Aries…

Tu parte más entrañable y la más admirada por todo el mundo que te conoce es tu actitud. Sin duda alguna. Cuando llegaste a este mundo no pretendías ser una oveja más del rebaño y lo sabes. Lo has cumplido con creces, eres una puta fiera que jamás se deja ni se dejará llevar por los “no puedo” “no sé” o “no valgo para ello…” porque hacen falta muchas vidas para derrotarte y hacerte creer que no sirves para nada.

De tu mano, un problema deja de ser un problema y pasa a ser un reto. Como si estuvieras en una carrera de obstáculos divertida. A veces esas carreras son muy perras, suaves, difíciles y otras muchas son muy confusas, pero es que no hay reto que se te resista Aries…

No hay sueños imposibles, no hay retos inalcanzables y jamás existirá algo que te haga pensar que no sirves para nada. Ojalá más actitudes como la tuya Aries. Ojalá.